Inicio Reportajes ¿A qué jugamos?

¿A qué jugamos?

A la pelota. O a la pelota. Hace años que los patios de los colegios estaban dominados por un único elemento. El esférico que, normalmente, driblaba entre los estudiantes en un gran partido de fútbol interminable, de portería a portería. Emulando a los incansables Oliver y Benji. Y casi siempre con chicos como protagonistas.

Con la intención de solucionar esta situación, y para enseñar a sus alumnos otros juegos con los que divertirse en sus horas de recreo, el claustro de profesores del CEIP Ortega y Gasset se propuso al principio de curso diseñar y pintar diferentes juegos en el suelo del recreo. Han comenzado por coloridas rayuelas, dianas, circuito de chapas, campos del quema, pañuelo doble, tres en raya… tanto en el patio de Primaria como en el de Infantil.

“Queremos que el fútbol no acapare todo el tiempo y el espacio de nuestros alumnos”, explica el profesor de Educación Física del centro, Antonio Peguero. Los adultos estarán ahí para guiarles y enseñarles en estos juegos con los que han crecido ellos y muchas generaciones.

Han pintado rayuelas, dianas, circuito de chapas, campos del quema, pañuelo doble, tres en raya

La psicóloga infantil, Ana Delicado, explica que lo importante es dotar a las criaturas de los recursos necesarios para que ellos puedan elegir qué hacer en su tiempo libre. “Para mí lo ideal es un patio donde haya juegos, pelota, un espacio con tierra y naturaleza y lugares donde poder jugar de forma más tranquila”, por ejemplo juegos de mesa, como es el caso del CEIP San Roque, donde ofrecen esta opción, incluso lectura.

Delicado señala que es necesario una reestructuración de las zonas de juego y de los horarios. Desde su experiencia considera que deben estar menos masificados, porque algunos espacios son muy pequeños y con eco, lo que genera más estrés que desconexión a los niños. “El fútbol genera una serie de conflictos que no lo hacen otros juegos”, comenta Peguero, quien añade que hay muchos escolares a los que no les gusta este deporte.

Patio de juegos del CEIP Ortega y Gasset

Desde el Ortega y Gasset comentan que los juegos tradicionales que han pintado en el patio  “es una forma de recuperar lo que se hacía antes, que no se pierda la tradición que pasa de generación en generación y, por lo general, no llevan al conflicto”. Estas nuevas (antiguas) prácticas hacen que los chicos que han estado más retirados por el fútbol, se integren al igual que el resto.

La psicóloga infantil señala que los juegos generan normas y límites que los niños deben aprender, como el respeto del turno, y la socialización, alejada del individualismo tecnológico. En cuanto al adulto, en su opinión, debe “acompañar”, es decir, estar cerca por si se les reclama. Si no, aconseja que debe ser el niño quien vaya descubriendo el juego poco a poco, incluso que ellos mismos ideen su funcionamiento.

Otra de las ventajas de estos juegos es que el material que se precisa es mínimo. “Una vez que se les enseña y se les guía ellos son los encargados de cuidarlo y guardarlo, en definitiva, de autogestionarlo, como es el caso de las chapas o los conos”, añade Peguero.

Reciclaje
En el Ortega y Gasset se han propuesto una reestructuración del ocio con la vista puesta en el reciclaje para los más pequeños de tres a seis años. Por esto también están elaborando diferente material deportivo y de tiempo libre para los chicos. Se llaman “cestas punta”, raquetas, bolos, elefantes para lanzar anillas y neumáticos. Desde el área de Educación Física junto con el resto de profesores del céntrico colegio (es el más antiguo de Almendralejo) han utilizado para su elaboración cartones, botellas de leche, de suavizante, y de detergente.

La AMPA también se ha involucrado en este proyecto haciendo un llamamiento para que las familias aporten el material de estos elementos que se están decorando y pintando para hacerlo más llamativo y atractivo a la vista de los pequeños.

Desde el centro consideran que en este primer trimestre han dado un gran paso, pero quieren seguir avanzando. Están investigando y aprendiendo de otras experiencias escolares y tienen la vista puesta en otros juegos que se dibujen y trabajen en las paredes. Están buscando mesa de ping-pong.