“A ver si se arregla todo”. Es el deseo expresado por uno de los trabajadores de Leda ante el encallamiento del conflicto laboral. Quieren cobrar sus nóminas que han trabajado en los últimos meses. No quieren entrar a valorar ni explicar la situación que la empresa tenga con la Administración regional. Hoy los casi 60 trabajadores de este servicio de transporte han iniciado su huelga indefinida sin, además, respetar los servicios mínimos publicados ayer en el DOE por considerarlos “abusivos”.

En concreto para este viernes marcaban que salieran de ruta 23 de los 26 conductores que lo hacen habitualmente, e íntegramente para el transporte escolar. El portavoz del comité de huelga, José Luis García, ha indicado esta mañana en la estación de autobuses de Almendralejo, donde se encuentra junto a sus compañeros, que esta decisión “coarta” su derecho a la huelga. “Estamos pidiendo el pan de nuestras familias”, recuerda.

García ha manifestado que la huelga no se desconvocará hasta que la empresa no les presente un plan de viabilidad, y ya no se conforman con el pago de las nóminas atrasadas, puesto que los impagos se repiten cada año, “no es coyuntural, es estructural”, apunta. De hecho ha confirmado que Leda ha abonado esta misma noche un salario de los que se les adeuda. Al conductor no le ha gustado esta situación y señala que ellos tienen que “cobrar porque lo trabajamos, no porque nos pongamos en huelga”.

Los trabajadores no creen que la solución pase por ellos sino que debe llegar por parte de la empresa, o “subsidiariamente por parte de la Administración”. A su juicio, “no se nos puede exigir que seamos, a régimen punitivo, un servicio público, y a la hora de cobrar quién nos ampara”, se preguntaba José Luis García.

Cada día Leda realiza 16 rutas escolares en las que trasladan a sus respectivos centros educativos a unos 40 alumnos en cada una de ellas. Por lo que se estima que en torno a 600 alumnos no han podido asistir hoy a sus clases. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha indicado esta mañana en una entrevista en Canal Extremadura Radio, que los niños “la parte más débil”, son los que están “pagando las consecuencias de esta situación”.

Vara ha pedido a la empresa y trabajadores que “haya voluntad firme de alcanzar acuerdos” y que “la Administración hará lo que esté en sus manos” para solucionarlo. Sin embargo el presidente regional ha desmentido una vez más que a Leda se le adeuden 900.000 euros como la propia empresa sostiene. “No tenemos inconveniente en someterlo a arbitraje”, ha apostillado.

Leda
El consejero delegado de Leda, José Emilio Cruz Prado, ha admitido que el trabajador “no tiene culpa” del punto en que la empresa se encuentre con la Administración, pero insiste en que “no entendemos por qué Leda tiene que judicializar este asunto” cuando el déficit de la concesión “ha sido reconocido en el año 2015”. Cruz explica que de los 900.000 euros, una parte lo resolverá la justicia, y otra se ha reclamado en vía administrativa.

El incumplimiento de los servicios mínimos por parte de los trabajadores les expone a la apertura de expedientes sancionadores, aunque el consejero delegado ha adelantado que “no es nuestro deseo”, a pesar de tener “una responsabilidad ante la Administración» de garantizar el cumplimiento de los servicios mínimos, “a riesgo de que nos expediente a nosotros mismos”.

Leda quiere buscar una solución y espera reunirse lo antes posible para resolver el conflicto, incluso manifestaban su deseo de que fuera a lo largo del día de hoy.

A mediados de junio se abrirán los sobres de la nueva licitación de servicio público de transportes al que Leda se ha vuelto a presentar.