Inicio Actualidad Abre la residencia de Includes en el antiguo albergue juvenil

Abre la residencia de Includes en el antiguo albergue juvenil

Foto de archivo de Includes en una visita a la residencia.

La residencia de Includes, ubicada en el antiguo albergue juvenil en la avenida Rafael Alberti, abrió ayer día 1 de octubre sus puertas, tal y como estaba previsto. Ha echado a andar de forma progresiva, y hasta el próximo día 15 no estarán los 20 usuarios que espera acoger, funcionando así al cien por cien.

El centro contará con ocho cuidadores, dos de ellos son personas derivadas del centro de día de Includes. La intención es que los ususarios cuenten con “apoyo de referencia”. Los restantes seis son contrataciones nuevas. La coordinadora del centro será Julia Trigo, quien hasta el momento ha ejercido como trabajadora social de la entidad.

En marzo de este año, el Servicio Público de Atención a la Dependencia de la Junta de Extremadura (SEPAD) concedió una subvención de 43.791 euros para el mantenimiento de este servicio, denominado “Residencia de Apoyo Extenso o Generalizado y Residencia de Apoyo Intermitente o Limitado”.

Además, el 75 por ciento de los ingresos que perciben los usuarios se destinarán al funcionamiento de la residencia ya que es un servicio cofinanciado, según explican en una nota de prensa desde Includes.

La mencionada concesión para el ejercicio 2018, incluye 11 plazas de apoyo Extenso o generalizado y 9 plazas de apoyo intermitente o limitado. “En total nos han subvencionado 20 plazas de las 24 que tenemos y podemos decir que a día de hoy entrarán siete usuarios de nuestra entidad de apoyo extenso y dos usuarios de apoyo limitado, lo que hace una totalidad de nueve usuarios que ya pertenecen a Includes Almendralejo”.

Aunque ya ha comenzado a funcionar, su inauguración no será hasta más adelante. La actual junta directiva ha valorado el “trabajo intenso” realizado para “dar respuesta a la petición de nuestras familias”.

El Ayuntamiento de Almendralejo cedió a la asociación el edificio, cerrado y sin uso desde que se construyó en el año 2006. En un principio se construyó como albergue juvenil, aunque finalmente se dedicará a una residencia para personas con discapacidad. Las obras de adecuación, climatización e instalación de mobiliario han sido financiadas casi al 50 por ciento por fondos propios de la entidad (60.000 euros) y por el Ayuntamiento y Cajalmendralejo, a través de su obra social.