Como los grandes proyectos comenzó a gestarse poco a poco. En 2015 como un cortometraje silencioso. Desde julio de 2016 un ejército de más de medio centenar de personas trabaja en el largometraje de animación para adultos, “Buñuel en el laberinto de las tortugas”, de la productora local The Glow. Una producción que aspira más allá de los Goya y por la que ya se han interesado festivales como la Berlinale o TriBeCa. La intención es estrenarlo en mayo en el Festival de Cannes, al que se han presentado, y desde donde vendrán próximamente a realizar un visionado del trabajo realizado.

Su ideólogo y productor, el almendralejense José María Fernández de Vega, cuenta que el proyecto está totalmente acabado en un diez por ciento, y que el resto se encuentra en diferentes etapas. “Nosotros no funcionamos como en una película real. Un segundo de animación tiene 24 dibujos. Y una película, más de cien mil que pasan por muchas fases. Aquí cada paso que se da es con seguridad. No puedes hacer un plano y no utilizarlo”, explica.

En total son 80 minutos de esta historia de animación 2D basada en la novela gráfica de Fermín Solís, que relata el viaje de Luis Buñuel a las Hurdes para rodar su tercera película “Tierra sin Pan”. “Buñuel es un personaje que despierta mucho interés”, reconoce. Es consciente de la suerte de “Buñuel” porque se hayan interesado por ella antes de estar terminada. En el recorrido ya tienen experiencia, pues De Vega participó en el Festival de Sitges con su primera producción con “Genti di Muerti”.

Datos del film
La película comenzó siendo una producción española, pero su dimensión y el interés suscitado hicieron que se interesaran por ella desde Holanda. Su distribuidora es Latido Films y dispone de un presupuesto de 1,8 millones. Aunque a priori parezca mucho, De Vega apunta que una película de bajo presupuesto como “Tadeo Jones” son diez millones de euros. “El coste se va en pagar a los artistas”, añade. Aparte del apoyo de la Junta de Extremadura o Canal Extremadura a nivel regional, también lo tienen de Movistar y Televisión Española.

Con estos datos parece que hablemos de una idea lejana, pero lo cierto es que se desarrolla en la Factoría de la Innovación de Almendralejo, en las traseras de la estación del tren. Un edificio de dos plantas, rojo, que en su interior aguarda talento, concentración y grandes pantallas donde trabajan con tecnología y precisión cada uno de sus creadores.

Leire Iglesias junto a De Vega en la productora The Glow.

Más del 50 por ciento de sus dibujantes son mujeres, y muchos de ellos son el resultado de un curso de formación sobre dibujos animados que la propia productora impartió. De los 16 artistas contrataron a nueve. “Intentamos combinar a gente de Extremadura con gente de fuera”.

De Vega manifiesta que él da prioridad a la experiencia. La formación de los trabajadores de Buñuel pasa por Bellas Artes, Diseño, Audiovisuales, Animación… algunos de ellos no había trabajado nunca, otros cuenta con un gran recorrido en el mundo de la animación, como Manuel Galiana, con 50 años en la profesión, y que ha pasado por empresas de renombre como DreamWorks.

The Glow es una productora audiovisual de servicios y producción propia, especializada en animación, grafismo y efectos visuales. Creada por Manuel Cristóbal, Salvador Simó y José María Fernández de Vega, desarrolla y produce contenidos propios de entretenimiento para cine, tv e internet. Aunque De Vega no ha podido dar detalles por un contrato de confidencialidad, sí ha adelantado que están contactando con una producción estadounidense “muy sorprendente”. Actualmente se encuentran en fase de negociaciones, y su visto bueno daría continuidad al estudio de animación creado a partir del largo de Buñuel.

Para conocer todo esto de cerca, la consejera de Cultura, Leire Iglesias, se ha acercado hasta Almendralejo. Ha charlado con los trabajadores y ha recorrido las instalaciones. Iglesias ha reconocido que es un lujo encontrarse encima de la mesa proyectos de este tipo. Y ha puesto en valor el hecho de “recuperar las ayudas a las producciones el año pasado que habían desaparecido de los fondos de la Junta de Extremadura”.