Inicio Blog Denuncias de tráfico en casco urbano y travesía

Denuncias de tráfico en casco urbano y travesía

Las normas de tráfico deben ser respetadas porque tienen un objetivo muy claro y muy necesario: nuestra seguridad vial. Dicho esto, una cosa es el celo en cumplir las normas y otra bien distinta cargar las tintas en poner denuncias, especialmente cuando existen otros medios para promover un mejor comportamiento al volante.

Como todo en la vida, en materia de sanciones de tráfico se producen errores y, generalmente, su peso recae sobre la parte más débil, el administrado. Así, todos conocemos episodios lamentables sobre denuncias discutibles o dudosas que siguen adelante, gracias al empeño desmedido del representante de la autoridad, y por el rodillo que impone la tramitación, donde tenemos que elegir entre pago reducido sin poder alegar o pagar todo tras un diálogo de sordos con la administración electrónica.

En este artículo vamos a comentar uno de los posibles errores que pueden cometer los/las agentes a la hora de denunciar, que es causa de nulidad de todo el expediente sancionador y una vía de escape para evitar ciertas multas. En concreto analizaremos quiénes de las fuerzas y cuerpos de seguridad son o no competentes para poner denuncias de tráfico dentro de las vías urbanas, esto incluye casco urbano y travesías (tramos de carretera en poblado sujetos a las normas urbanas de circulación).

La clave está en el art. 7.a) de la Ley sobre Tráfico. La norma general es que los agentes propios de los Cuerpos de Policía Local son quienes tienen la función de regular, ordenar, gestionar, y vigilar el tráfico en las vías urbanas de su municipio; esto incluye la denuncia de las infracciones que se cometen en dichas vías y su sanción. Por lo tanto, como regla general y en materia de tráfico, la Guardia Civil o la Policía Nacional no pueden denunciar en calidad de agentes de la autoridad dentro de las vías urbanas porque no son de su competencia. Primer consejo ante estas situaciones, comprobar in situ con los agentes el lugar donde nos marcan la denuncia (el punto kilométrico en las travesías es fundamental para determinar esta competencia y se puede desviar por error).

Por supuesto existen excepciones, cuando el Municipio atribuye la competencia a la Jefatura Provincial de Tráfico porque no tiene Policía Local o solicita colaboración por falta de medios. Caso poco probable ante el celo competencial de nuestras administraciones.

El matiz “en calidad de agentes de la autoridad” es importante para que prospere la denuncia. Cuando un agente actúa como autoridad entra en funcionamiento una presunción de veracidad. Esto quiere decir que la razón la tiene el/la agente denunciante, de entrada y salvo prueba en contrario durante el procedimiento. A la inversa, si no actúan como autoridad, sólo podrán interponer contra quien conduce una denuncia voluntaria para las que no existe tal presunción sino la contraria, inocencia. Será como una denuncia entre particulares, donde tienen que identificarse con nombre y apellidos en lugar del NIP (número identificación profesional) y donde, además, tienen que manifestar por escrito las pruebas en las que basan su denuncia.

Otro aspecto a tener en cuenta es que estas denuncias en vía urbana no las puede tramitar la Jefatura Provincial de Tráfico, sino que las tiene que tramitar el Ayuntamiento del lugar donde ocurren los hechos. Por lo tanto, si nos llega de tráfico y se trata de una vía urbana, el procedimiento es nulo por falta de competencia de quien instruye y resuelve.

Dicho lo cual, evitemos llegar a estas situaciones. Pero si llegamos a escenarios confusos, como los aquí descritos, nada más recoger la notificación de la denuncia debemos comprobar el lugar de los hechos, la competencia de quien denuncia y la de quien tramita el expediente. Igual nos llevamos una sorpresa y podemos alegar nulidad.