Inicio Actualidad Despedida a dos maestros

Despedida a dos maestros

La comunidad docente de Almendralejo viste hoy lazo negro. Ayer fallecieron dos figuras importantes que han marcado la vida de varios centros y, sobre todo, de los alumnos que han pasado por sus manos y han sido testigos y espectadores de sus clases magistrales, su energía, capacidad de trabajo, vocación e ilusión.

A Victoria García Rubiales, Viti como todos la conocían, la describen como “alegre, trabajadora incansable, constante, positiva, torbellino, exigente”. Licenciada en Educación Física, impartió clases en el colegio y centro universitario Santa Ana y en el instituto Santiago Apóstol hasta su jubilación en 2007. “No creo que la fiesta de jubilación suya se repita nunca, vino gente de todas partes”, cuenta el director del IES Santiago Apóstol, Carlos Cabanillas. Incluso tras ésta, seguía en permanente contacto con ambos centros de forma participativa y dispuesta. Podían seguir contando con ella.

Cabanillas reconoce que Viti “ha encarnado el espíritu del centro como nadie”, y que ella fue quien puso el germen de muchas de las actividades extraescolares que hoy continúan, como el día del centro o la apertura y los viajes a Europa. “Cuando se jubiló pensábamos que el centro ya no iba a respirar igual”, reconoce el director.

Mujer deportista por naturaleza, innovadora, adelantada a su tiempo, a las ideas sobre igualdad. Los miles de alumnos a los que impartió clases recibían ayer la noticia con incredulidad. Su corta melena blanca. El chándal. Ese aire deportivo, desenfadado y cercano que hoy se ve natural, ella lo desprendía de serie hace décadas. Siempre atenta y muy familiar. Adoraba pasar tiempo con su hija, María, y su marido, Eloy, con los que disfrutaba viajando.

Con la directora del CEU Santa Ana, Carmen Fernández-Daza, le unía además una amistad personal. Ésta la recuerda en constante aprendizaje y formación. “Nada se le hacía grande y siempre proponía nuevas prácticas”, nos ha comentado. Pero sin embargo, era “exigente”, tanto con ella misma como con sus alumnos.

Un carácter innovador que transmitió en otra área de su vida, el folclore. Viti fundó la asociación cultural y folclórica Tierra de Barros, que también dirigió durante años. Su hermana, Alicia, la pregonera de las fiestas patronales del pasado verano, destacaba que fue de su mano como ella comenzó a bailar. El deporte local quiso rendirle homenaje, y en la gala del 2015 se le otorgó el premio a toda una vida.

Matías y el cine
Ayer por la mañana el CEIP Montero de Espinosa anunciaba a través de sus redes el fallecimiento de un antiguo director, Matías Villegas. Ex alumnos manifestaban su pesar y recordaban también de él sus clases y amor por la enseñanza. Su vocación y las enseñanzas transmitidas. Se jubiló en el año 1999. Desde el colegio han tenido palabras de agradecimiento por sus años de dedicación.

A las aulas llevó otra de sus pasiones, el cine. Fue el fundador del actual Cines Victoria, que ahora regentan sus hijos. En su currículum escribió algunas páginas en la política local, como concejal por el CDS. Algunos de sus alumnos recuerdan que llevó las películas a las aulas, y con el dinero de esta actividad, y otras, realizaban la excursión de fin de curso en 8º de EGB. Ha sido enterrado esta mañana a las 12 horas.