Inicio Blog Educación: propósito de Año Nuevo

Educación: propósito de Año Nuevo

Ahora que volvemos a la tarea, quisiéramos incidir en un par de términos que, por sociales, son importantes y de un modo o de otro están presentes en nuestras vidas y dependen de nuestra educación.

Son tiempos de nuevos propósitos y proyectos vitales, dietas, gimnasios o terapias que, en su gran mayoría, irán difuminándose sin apenas darnos cuenta a medida en lo que pasa el tiempo. Somos así, ¿verdad? Son tiempos también de rebajas, en la que la moda pone un valor determinado a un producto y lo efímero de ello hace que pierda rápidamente.

Por suerte la educación no tiene rebajas, ni pierde su valor, sino que nos propone habitualmente nuevos proyectos y no pasa de moda. La educación no está nunca de rebajas. Es nuestro permanente propósito de Año Nuevo.

Deberíamos procurar que en esos propósitos y nuevos proyectos de cada uno, incluyéramos también alguno que llevara implícita una mínima dimensión educativa.

Como familia: probar una forma diferente de ayudar a nuestros hijos, sentarnos con ellos a leer y dibujar, practicar aquello que más les gusta y echar una mano en aquello que sabemos que más le cuesta, saber elegir con criterio las actividades, excursiones y salidas familiares…

Como alumno: coger fuerte impulso y mejorar en aquello que más trabajo me costó el primer trimestre, intentar conocer mejor a ese compañero al que quizá juzgué en un mal día, proponer nuevos juegos, dar lo mejor de mí…

Como maestro: quizá lanzarnos a probar con esa nueva metodología de la que he escuchado mil y una veces sus bondades, tratar de empatizar aún más con aquellos a quienes dirigimos nuestra labor, colaborar con otros maestros de nuestro centro o fuera de ellos, compartir objetivos con otros centros para enriquecernos, no permitirnos ni un solo día caer en rutinas tediosas que nos anulen la ilusión…

 

Todos ellos son retos ambiciosos que, lejos de pasar de moda o estar rebajados, nos harán crecer y añadirán valor a lo mejor que pretendamos ser como personas.

“Todos ignoraban al gusano cuando decía al resto que él, lo que pensaba era en volar. Solamente la mariposa asintió con una sonrisa cómplice. Ella sabía de su potencial”.

Permitidme para finalizar, simplemente un aviso.

Seamos conscientes todos de que, por suerte, algo está cambiando en algunos colegios. Hay muchos maestros que no esperan a la llegada del nuevo año para comenzar con esos nuevos proyectos. Y si a alguno de ellos los oís hablar de Competencias, ABP, Flipped Classroom, Aprendizaje Cooperativo o basado en Problemas, Gamificación, Design Thinking, Thinking Based Learning… no temáis, simplemente estarán tratando de buscar la mejor forma de conectar con sus alumnos y que su aprendizaje sea realmente provechoso y significativo.

Lo dicho. La educación siempre está de moda, nunca en rebajas y será siempre el mejor de nuestros propósitos tanto a comienzos como en cualquier momento del año.

Brindemos por todos aquellos que lo intentan a diario. Brindemos por quienes no desesperan y confían. Brindemos por todos aquellos que se unan al cambio.

Brindemos por nuestros propósitos.