Inicio Actualidad El 22 por ciento de los niños de la comarca padece alteraciones visuales

El 22 por ciento de los niños de la comarca padece alteraciones visuales

El factor genético también es determinante

El 22,21 por ciento de los niños de la comarca de Tierra de Barros, entre 3 y 12 años, padece alguna alteración visual. Es uno de los datos que se desprende de un estudio de investigación de fin de grado realizado por cuatro alumnas de Educación del centro Universitario Santa Ana. Se trata de una “prevalencia normal” dentro de la población infantil, según ha explicado la directora del trabajo, Carmen Vidal-Aragón.

Del trabajo se desprende que los problemas en la vista van aumentado “con la edad infantil y a lo largo de la Primaria”, además de que es más frecuente en ellas que en ellos. Las alteraciones más frecuentes son el astigmatismo (11,2 por ciento), la hipermetropía (10,9 por ciento), y la miopía (7,7 por ciento). Menos frecuentes son la amblopía (1,2 por ciento) y el estrabismo (0,7 por ciento).

El muestreo del estudio se ha llevado a cabo en 1.456 niños (encuestas realizadas por los padres) de los colegios Santo Ángel, Antonio Machado y Ruta de la Plata de Almendralejo; del colegio San José y Nuestra Señora del Carmen de Villafranca de los Barros; y de Nuestra Señora de la Soledad de Aceuchal.

El factor genético juega un papel muy importante en la vista. “Se encontró que el 86 por ciento de los escolares con anomalías de la visión tenían uno de los progenitores o dos con algún tipo de alteración”, explica la directora del estudio, por lo que sólo el 14 por ciento de los niños tenía los padres con una visión correcta.

El peso del bebé en el momento de nacer también puede ser determinante. En este muestreo “los escolares de peso normal presentaron una prevalecía más baja que aquellos que nacieron con un peso inferior a la media”.

Detección
Otro de los resultados que ha arrojado el estudio es que a los 4 y 6 años son las edades en que mayor número de anomalías se refleja, motivado por las revisiones médicas, en las que se detectan el 36,3 por ciento de las mismas. En el colegio los docentes han alertado del 23.3 por ciento.

En este sentido quieren destacar el papel del docente extremeño “a la hora de velar por a salud visual de la población infantil de la comarca”. Precisamente uno de los objetivos que persigue el grado de Educación en Santa Ana es la sensibilización de los futuros maestros con la salud.

Las alumnas que han llevado a cabo este estudio son María Juliana García Gutiérrez, Pilar Delgado González, Mari Carmen Pachón y Leticia Gómez Campos.

Desde el centro universitario alertan de que el número de niños con anomalías visuales irá en aumento debido a los hábitos de ocio y a la falta de actividades al aire libre, puesto que la luz solar es beneficiosa para una correcta visión y prevenir una futura miopía.