El último punto del pleno del mes de noviembre versaba sobre el “dictamen de resolución sobre reparo de la Intervención de Fondos número 001/2018 relativo a la financiación de las obras de ejecución de 108 nichos en el cementerio municipal”. La palabra más repetida desde entonces ha sido “reparo”. Es decir, el interventor no ha dado su consentimiento para que la construcción en el campo santo se inicie debido a que no se han liquidado las cuentas del 2017.

Algo complicado puesto que, como ha denunciado el PSOE, y se muestra en la fotografía, la empresa Quintino Construcciones, adjudicataria del proyecto, ya ha comenzado sus trabajos. “Son trabajos previos que no corresponden a la realidad”, se ha excusado durante el pleno el concejal responsable, Francisco Lallave, a pesar de que en su primera intervención indicó que “se iniciarán las obras”.

Mientras que la portavoz socialista, Piedad Álvarez, ha tachado el caso de “muy grave” pudiendo ser «constitutivo de delito», y acusarles de “no tener vergüenza a la hora de mentir”, el alcalde, José García Lobato, ha indicado que entiende que el interventor ponga una objeción, pero que no se debe más que a “un trámite que debe hacer porque la financiación no es la que se ha puesto en el presupuesto”. Lobato indica que “esto no quiere decir que no haya dinero para hacer los nichos”, y que más adelante se podrán hacer modificaciones presupuestarias para estas obras, recogidas, según el primer edil, en las cuentas del 2018. La cuantía de las obras asciende a 70.000 euros.

“Esto se hubiera solucionado con un pleno extraordinario el 13 de enero”, ha comentado el alcalde, pero al considerar que no era necesario se ha llevado al ordinario de este mes porque “la obra hay que hacerla y hay que construir los nichos”.

Piedad Álvarez ha explicado que este contrato “sin la fiscalización adecuada puede ser declarado nulo”, además de añadir que el interventor informará de este procedimiento al Tribunal de Cuentas y al Ministerio de Hacienda. Para el alcalde lo que ha hecho el grupo socialista en este punto es “crear polémica”, puesto que la financiación “es algo dinámico”.

Contrato sin expediente
En este sentido, García Lobato ha advertido de que en el próximo pleno va a “traer un papel”, se refiere a una factura, que según él sobrepasa la autonomía de la que goza un equipo de gobierno para firmar un contrato sin someterlo a concurso. El concejal Francisco Lallave ha acusado al concejal socialista, Juan Manuel Forte, de adjudicar el cerramiento de Huerta Montero por 60.000 euros sin hacerlo público. En el turno de ruegos y preguntas, Forte ha negado estas acusaciones.