En el pleno de diciembre se acordó que el Ayuntamiento trabajaría para solicitar a Unicef el título de Ciudad Amiga de la Infancia. La concejala responsable, Piedad García Rejano, ha confirmado que se precisa de “un trabajo tedioso y exhaustivo” y que por tanto se acogerán, por ahora, al reconocimiento de Ciudad Aliada de la Infancia. Esto les permitirá trabajar durante dos años para obtener el primer título al que optaban.

Algunas de las actuaciones que llevarán a cabo como Ciudad Aliada es la de la contratación de una psicóloga de infancia y familia, con cargo a un convenio bianual que mantienen con la Junta de Extremadura, y que esperan en próximas fechas recibir la resolución positiva. Según ha explicado Rejano, ella será la encargada de trabajar en este programa.

También tienen pensado solicitar, a partir de septiembre, la participación a los colegios para confeccionar un consejo de participación infantil.

Según recoge la página web de Unicef, “un municipio que tiene la condición de “Aliado” es aquel que se ha comprometido a trabajar de forma coordinada y estable a favor de la infancia y la adolescencia desde una perspectiva de derechos”. Para conseguirlo es suficiente con dirigirse a través de un correo electrónico al comité autonómico de Unicef, y solicitar esta condición.

Esto “compromete al gobierno local y a Unicef Comité Español a establecer un protocolo de comunicación y colaboración, de modo que en adelante trabajen juntos para lograr que el gobierno local esté en condiciones de obtener para su localidad el sello de reconocimiento Ciudad Amiga de la Infancia”.

El programa Ciudades Amigas de la Infancia pretende impulsar y promover la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño en el ámbito local y fomentar el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de la iniciativa. El objetivo es que administraciones y gobiernos desarrollen e implementen estrategias para el bienestar de los niños defendiendo sus derechos, fomentando su participación y haciendo de las ciudades entornos más habitables, especialmente para los más jóvenes.