Hall del hospital Tierra de Barros. Foto: ©Almendralejoaldía

El hospital Tierra de Barros nació con cuatro quirófanos pero, desde que echara a andar hace doce años, sólo han funcionado tres. Ahora, y por un periodo de tres meses hasta el verano, van a poner en marcha el cuarto. Para ello tendrán que contratar a dos enfermeras y un auxiliar más, según ha anunciado el gerente del área de salud de Mérida, Juan Carlos Escudero, lo que tendrá un coste de 30.000 euros.

Con esta medida quieren “ganar en eficiencia” y atender a pacientes tanto de esta área como de otras, que se encuentren en lista de espera, en las especialidades de oftalmología, ginecología, cirugía general y otorrinolaringología. La apertura del cuarto quirófano supondrá mensualmente entre 100 y 120 operaciones más. Por lo que su habilitación llevará consigo una reducción de las listas de espera, ya que habrá más capacidad de intervenciones.

El gerente del área ha señalado que aunque la puesta en marcha inicial sea de tres meses, la intención es que, tras el parón veraniego, vuelva a abrirse y mantenerlo en el tiempo.

Ésta es una de las nuevas medidas e inversiones que ha adelantado Escudero que se hará en el hospital de Almendralejo. Sin embargo no es la más cuantiosa, ya que han adquirido un TAC, con mayor capacidad de resolución e imágenes en 3D y 4D. Esto tiene un coste de 380.000 euros.

El gerente ha contado que la sala de radiología contará también con un nuevo equipo digital, que comenzará a instalarse hoy. En él, el Servicio Extremeño de Salud ha invertido 175.000 euros.

En cuanto a modificaciones hospitalarias, Juan Carlos Escudero ha manifestado que las pruebas de enfermería se han trasladado a un solo espacio, para facilitar el acceso a los pacientes, y se reparará una caldera, que costará 12.000 euros. En total la Consejería de Sanidad ha invertido en el Tierra de Barros con estas nuevas actuaciones y adquisiciones, 597.000 euros.

Aplicación móvil

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, anunció ayer que el hospital «pilotará» una aplicación móvil que se conecta a una serie de balizas o beepcons colocadas en puntos estratégicos con el objetivo de guir a personas con discapacidad.

La aplicación se ha desarrollado en modo piloto para el hospital Tierra de Barros de Almendralejo, por su tamaño y características, y tiene como objetivo la accesibilidad para las personas invidentes, mayores o con discapacidad temporal o permanente. La aplicación, operativa desde ayer, puede bajarse en iOS y Android y la idea es ir ampliándola al resto de hospitales, una vez finalice su fase de pilotaje.

El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha detallado que a través del teléfono móvil, la aplicación se conecta mediante bluetooth a las balizas colocadas en puntos del hospital e indica la localización y los planos del recinto, guiando desde el lugar donde se está hasta la consulta o espacio hacia el que la persona se dirige.

Además, la aplicación, que se puede utilizar con audio o en modo táctil y está trasladada a lectura fácil, no solo es de utilidad para personas mayores con discapacidad, según ha señalado el director territorial de ONCE en Extremadura, Fernando Iglesias, sino que es de utilidad para cualquier persona dentro de un recinto tan complejo como un hospital.

El proyecto ha sido desarrollado por Ilunion TA, empresa tecnológica de la ONCE, tanto para Android como para iOS, y ha sido financiado por la Junta de Extremadura con una inversión de 17.700 euros, provenientes del Fondo para la Promoción de la Accesibilidad. Han colaborado también la Oficina Técnica de Accesibilidad (OTAEX) y la Oficina de Accesibilidad Cognitiva y Lectura Fácil de Extremadura (OACEX).