Inicio Blog El invitado perfecto

El invitado perfecto

“El estilo es una forma de decir quien eres sin tener que hablar”.- Rachel Zoe

Las lectoras solemos pensar “qué fácil lo tienen ellos para ir a una boda”, se ponen el traje y ya está, ¡listos!. Nosotras tenemos que elegir el modelo, si el evento es de día o de noche, los complementos, la peluquería, el maquillaje… pero a ellos también les entra un sudor frío con la idea de tener que vestir un traje, independientemente de que sea su atuendo de diario o solo lo usen en ocasiones especiales. Saber llevar un traje es una parte esencial de ser adulto.

Es algo sencillo de vestir pero es muy fácil de liarla con el más mínimo error: una manga larga, accesorios demasiados llamativos, por ello vamos a empezar por algunos “pecados capitales” que se deben evitar… siempre.

PRESTAR ATENCIÓN A LA CORBATA
La corbata debe caer justo por encima de la cintura y firmemente atada y nunca debe ser más delgada que la solapa del traje. Y la parte mas estrecha de la corbata no debería sobresalir por debajo de la más ancha.

VESTIR DE FORMA EXAGERADA
Nos referimos a cuando un traje pase de ser un traje y se convierte en un elemento más de un conjunto de corbatas, cinturones a juego con zapatos, bolsillos con flores. Para no equivocarnos una regla: no llevar más de tres accesorios a la vez (en esa relación se incluye el reloj).

UNA BUENA CAMISA
Una mala camisa puede arruinar todo el conjunto. No es necesario invertir los ahorros en una pero si que hay que tener una camisa de fondo de armario, blanca que se ajuste y que no se arrugue demasiado y cuyas mangas lleguen hasta las muñecas.

Es una de las partes más importantes de llevar un traje. Una mala camisa puede arruinar absolutamente todo, no lo dudes. Un ejemplo el modelo David Gandy para una campaña de Mark and Spencer.

UN BUEN PAR DE ZAPATOS
El traje masculino siempre ha de combinarse con un calzado tipo Oxford, es decir de cordones o bien de doble hebilla. No valen las suelas demasiado delgadas y por supuesto tampoco es válido el calzado sucio. A nosotras los tacones nos pueden estropear una boda, pero a ellos unos malo zapatos también, así es que recomendable que los usen un poco antes para evitar que la suela deslice y así la piel irá dando de sí. Este es de Massimo Dutti.

 

Es importante que el pantalón siente bien, que las mangas cubran lo justo o que la chaqueta no queda suelta cuando está abrochada.

Tras saber lo que no hay que hacer hay varios trucos, aunque si una imagen vale más que mil palabras, las resumimos en David Beckham asistiendo a la boda real de Harry y Megan, aunque mejor no coincidas con él porque se llevará todo el protagonismo. Imagen de Hola.com

Aunque si se eligen unas gafas de sol, para la entrada y salida de la ceremonia mejor unas clásicas. Recomendable que se visite la peluquería, si es una semana antes mejor, para que no se vea el efecto “recién cortado”. Y a ellos también les gusta salir bien en las fotos, por ello las “bb cream de hombre” son la mejor forma de evitar los brillos. Sólo se notará que tiene mejor cara y se puede aplicar sobre todo en la zona de los pómulos, frente y zona de la nariz. Hay que extenderla bien.

Recomendable dejar en casa las cadenas, pisacorbatas, broches, alfileres, pulseras… los gemelos sí porque aportan elegancia.

En resumen cuándo nos piden consejo:
¿Qué traje me pongo?: el que le siente bien, en azul marino o gris son adecuados.
¿Qué camisa me pongo?: o blanca o azul celeste.
¿Qué corbata elijo?: una de seda y, si duda, lisa.

Así serán los más guapos y elegantes del evento, con permiso del protagonista.