Inicio Ocio y Cultura El mejor cortador de jamón de Extremadura se elegirá en el Romanticismo

El mejor cortador de jamón de Extremadura se elegirá en el Romanticismo

Muy poco a poco, y a falta de quince días para que se celebre, se van conociendo las actividades que tendrán lugar dentro de la Ruta del Romanticismo, del día 2 de junio, y del fin de semana del Romanticismo y el Cava. En esta ocasión, para el domingo día 3, se ha organizado el primer campeonato de cortadores de jamón, que elegirá al mejor de toda Extremadura.

La asociación de cortadores regional, ACOEX, organiza este certamen en la ciudad para darla a conocer, y por la vinculación de este producto con el vino y el cava. Diez concursantes se batirán con el cuchillo y la pata del cerdo en el parque de la Libertad a partir de las 12 horas del primer domingo de junio. Los platos que vayan cortando se pondrán a la venta al precio de cinco euros, para que los asistentes puedan degustarlos. Serán jamones ibéricos de Extremadura.

Los platos que presenten los cortadores se podrán degustar a un precio de tres euros

Los participantes se elegirán mediante sorteo de los inscritos, que deben pertenecer a ACOEX, que cuenta con más de un centenar de socios. Su presidente, Moisés Monroy, espera que entre ellos concurse alguna mujer, ya que uno de los objetivos de la asociación es darles visibilidad en este colectivo.

Habrá tres premios, para los tres mejores, y uno especial para el plato artístico más creativo. El jurado tendrá que seleccionar  de entre todos los platos que muestren, en base a una serie de criterios como el perfilado de la pieza, que pesen 100 gramos, el remate, la rectitud del corte o el grosor de las lonchas. “No sólo consiste en tirar lonchas, sino que requiere técnica y habilidad”, explica David Torres, de ACOEX. Se tendrán en cuenta otros aspectos como el uniforme, el estilo o la cantidad de platos que sean capaces de sacar en las dos horas de duración del campeonato. También habrá una prueba teórica sobre la normativa actual.

En este sentido, Moisés Monroy ha reivindicado la profesión de cortador de jamón, que no está reconocida como tal. “No es rentable a ojos de la Administración”, señala, y pide que se homologuen los cursos de formación de cortador de jamón.