La asociación de familiares y enfermos de Parkinson de Almendralejo, Afenpal, ha organizado un amplio programa para esta semana; el 11 de abril se celebra su Día Mundial

En la ciudad hay más de 200 personas diagnosticadas con este trastorno, pero sigue habiendo «prejuicios»

Dori es la más joven de la asociación. Tiene 62 años. Apenas hace uno que le diagnosticaron que padecía la enfermedad de Parkinson, aunque hace tres que ya comenzó a notarse algunos síntomas. La asociación le ha devuelto las ganas de hacer cosas. “No me movía del sillón, sin parar de llorar porque no aceptaba esto; y el estar aquí me ha dado la vida”. Coincide en este punto con Pilar, quien se siente como en casa. Se trata de la asociación de familiares y enfermos de Parkinson de Almendralejo, Afenpal. Un lugar acogedor y regenerador. “Desde que estoy aquí soy otra persona”, sentencia Dori.

La entidad se constituyó en el año 2010. En ella atienden a quince personas, de entre 62 y 89 años, de las más de 200 que hay diagnosticadas en la ciudad con este trastorno degenerativo del sistema nervioso central. El próximo miércoles 11 de abril celebran su día, y van a dedicar toda esta semana a dar visibilidad a la enfermedad, ya que uno de los problemas que sufre es el desconocimiento social. “Mucha gente no lo dice por los prejuicios”, asegura su presidente Sinforiano Pacha.

La sede de la entidad se encuentra en la calle Eduardo Naranjo. Allí trabajan diariamente en terapias psicológicas individuales, grupos de autoayuda, ejercicios de memoria, rehabilitación integral de la comunicación, la deglución y la escritura; así como en mejorar el estado físico y así conseguir retrasar los trastornos motores de la enfermedad. La secretaria de la asociación, María Zambrano, explica que durante el tiempo de trabajo, las familias pueden “tomarse un respiro”. “La intención es mejorar la calidad de vida de los enfermos y sus familiares”, añade.

Sobre las once comienzan algunas actividades, antes han tenido gimnasia, como ellos la llaman. Todo entre buen humor y risas. Nada más entrar encontramos en Fernando, uno de los más veteranos, echando una partida al dominó con Frasco y Patricio. “Es el momento del vicio, como digo yo”, comenta entre bromas. Tiene 79 años y hace más de seis años que padece Parkinson. “Fue mi médico quien se dio cuenta, por los andares y los ojos”, cuenta. A un hermano suyo, más pequeño, ya le había dado la cara. “Me hizo las pruebas y salió positivo”, reconoce. No dudó en acercarse a Afenpal. “Desde entonces soy el que abro y el que cierra algunos días”, asegura. Está encantado con todas las terapias que se llevan a cabo. “Aquí hacemos milagros, algunos entran en silla de ruedas y salen corriendo”, ríe.

Fernando a la derecha con Frasco y Patricio

La edad media en la que los primeros síntomas se hacen notar es hacia los 55-60 años, y la causa se desconoce, aunque en algunos casos son hereditarios. Hay cuatro síntomas que la caracterizan como son el temblor en reposo, la rigidez, la lentitud en los movimientos y la alteración en la marcha y en la estabilidad postural. Es crónica y degenerativa, lo que significa que empeora con el tiempo.

Piedad es la mayor. Tiene 89 años. Sin embargo ha sido la última en llegar a Afenpal. Hace tan sólo un mes. Sin embargo el neurólogo ya le dio la noticia hace un año. Pero desconocían que existía esta asociación en la ciudad, fue a través del fisioterapeuta como se enteraron. Confiesa con su fino hilo de voz que está “deseando que lleguen las diez de la mañana para venir”.

Piedad, Rosa y Pedro en la sede de Afenpal

El presidente, Sinforiano Pacha, señala que la razón de ser de la asociación es que sus socios se sientan apoyados y comprendidos. Para que todas las personas que padecen Parkinson en Almendralejo puedan conocer cómo trabajan, han organizado diversos talleres y charlas informativas que comenzarán mañana. El lunes será a las 17 horas, una charla sobre la “enfermedad de Parkinson y su tratamiento más allá de las pastillas”, a cargo de la doctora en Neurocirugía del SES María Teresa Fernández García. El martes a las 18 horas habrá un taller al que han llamado “Dame un abrazo”.

11 de abril
El miércoles, Día del Parkinson, abrirán su centro en una jornada de puertas abiertas para que todo el que lo desee se acerque a conocerlo. Además habrá mesas informativas en la calle Real. En la sede el sacerdote Juan Becerra oficiará una eucaristía en memoria de los usuarios fallecidos. El 11 de abril cada año se celebra el Día Mundial del Parkinson coincidiendo con el aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante. La Organización Mundial de la Salud proclamó el 11 de abril de 1997 el Día Mundial de Parkinson.

La sede se encuentra en la calle Eduardo Naranjo, 22

El jueves de nuevo habrá una charla sobre nutrición, a las 18 horas; y el viernes junto con la mesa informativa que instalarán en el mercadillo, por la tarde habrá un taller de musicoterapia.

El sábado celebrarán la primera gala solidaria a favor del Parkinson. A las 20.30 horas en el teatro Carolina Coronado. El precio de la entrada es de 3 euros. A todo esto se le suma una exposición de pintura que se podrán ver en la sede del 9 al 14 de abril, a cargo de Antonio Gil.