Inicio Deportes El partido de fútbol contra la droga se jugará el viernes en...

El partido de fútbol contra la droga se jugará el viernes en el polideportivo a las 20.30 horas

El concejal de Deporte en funciones, José María Cabañas, y el presidente de Asodalc, Julio Mateos. Foto: ©Almendralejoaldía

A Un encuentro solidario que pretende concienciar contra el consumo de sustancias, y cuyo donativo, 2 euros, irá destinado a la labor social de la entidad.

Se jugará un partido de una hora, dividido en dos tiempos de 30 minutos, en el que competirá futbolistas representando al mundo de la política, el deporte, los medios de comunicación, usuarios y familiares de Asodalc, así como amigos que quieren participar y contribuir con su apoyo.

Poco a poco se va asentando esta cita y teniendo repercusión a todos los niveles. Han apoyado la iniciativa enviando algunos vídeos Fran Rivera o Juan Valderrama, y se sortearán entre los asistentes camisetas firmadas por Iker Casillas y Robe Iniesta.

El presidente de Asodalc, Julio Mateos, se ha mostrado satisfecho por la repercusión del partido contra las drogas y anima a todos los ciudadanos a que asistan. Ha hablado sobre la importancia de la prevención y concienciación, y de la labor que ha realizado a lo largo del año en los cinco centros de Educación Secundaria de Almendralejo.

Ha impartido charlas que han llegado a más de 1.600 alumnos de entre 12 y 16 años. Mateos ha tratado temas como la cocaína o la heroína, pero también el alcohol y el tabaco. Asegura que nuestros jóvenes no son conscientes de que estás dos últimas sustancias son también una droga. “El cannabis está banalizado, y no tienen sensación de peligro con el alcohol y el tabaco”, ha asegurado el presidente de Asodalc.

En cuanto a la asociación ha manifestado que han sido 60 familias las que han pasado por ella desde que abriera sus puertas en diciembre de 2017. Algunos han conseguido el resto de salir de las drogas y llevan entre 12 y 17 meses de abstinencia. Actualmente atiende a ocho usuarios que se encuentran en proceso de deshabituación. Otros han abandonado voluntariamente. “Es difícil bajar las escaleras de Asodalc”, reconoce Julio.