Inicio Actualidad Fernando Giménez Alvear, de Palacio Quemado, es el Bodeguero de Honor de...

Fernando Giménez Alvear, de Palacio Quemado, es el Bodeguero de Honor de la Feria

La finca de Palacio Quemado se encuentra en la carretera de Almendralejo-Palomas

Fernando Giménez Alvear, de Bodegas Alvear, será el Bodeguero de Honor de las CC Fiestas de la Piedad y XLVI Feria de la Vendimia y, por lo tanto, de extraer el primer mosto de la cosecha durante el acto central. El presidente de la bodega vive a caballo entre Montilla y Almendralejo desde que en el año 2000 se instaló en la región por lazos familiares.

Fernando, cordobés e ingeniero naval, es presidente de Bodegas Alvear, una empresa familiar que tiene más de 280 años. Él conforma ya la octava generación. Sus productos estrellas son el vino Pedro Ximénez y Palacio Quemado, este último se realiza cerca de Almendralejo. El último año facturaron 10 millones de euros “gracias al buen hacer y sus viñas”, le ha elogiado la concejala de Festejos, Elena Cruz.

En 12 meses producen seis millones de litros, de los que exportan dos a mercados internacionales como EE.UU., Reino Unido, Canadá, Holanda y Alemania. En Extremadura se encuentra Palacio Quemado, en medio de una finca ubicada en la carretera de Almendralejo – Palomas, km 6’9 (Alange), de la familia Losada Serra, de cuatro mil hectáreas con cien viñedos de distintas variedades, y que se enmarca dentro de la D.O. Ribera del Guadiana.

Giménez Alvear es ingeniero naval y trabajó en la industria durante ocho años. Cruz lo ha definido como un hombre “tranquilo, austero y muy cordobés”, y ha indicado que este reconocimiento es “un premio al trabajo de muchas generaciones”.

El presidente de Bodegas Alvear ha agradecido este galardón puesto que reconoce que a “los forasteros es más difícil que se les admita”, aunque asegura que “se siente como en casa” cuando visita la región.

Confiesa que agosto es el mes que menos visita Extremadura y apenas conocía la tradición. “Pero cuando me he ido dando cuenta de la importancia del nombramiento estoy cada vez más agradecido”.

La decisión de comenzar a producir vinos en esta finca de la carretera de Palomas, además de familiar, también fue por recomendación, cuenta, por ser un lugar “virgen” y óptimo desde el punto de vista enológico. “Hemos tenido mucha suerte porque hemos tenido mucho éxito. Yo creo que el vino extremeño de calidad va a tener mucho éxito en el futuro, del que esperamos participar”, ha indicado Fernando Giménez.