Inicio Blog Grasa abdominal (Parte I)

Grasa abdominal (Parte I)

El tejido adiposo es un componente normal y necesario del cuerpo humano. La grasa se almacena o acumula los adipocitos y forma parte de varios tejidos, como la piel, el tejido celular subcutáneo o hipodermis. Distinguimos varios tipos de grasa según su localización:

Grasa visceral. Se encuentra alrededor de los órganos vitales. Está asociada a alteraciones metabólicas.

Grasa subcutánea. Está bajo la piel y tiene la función de protegerla, de proteger al esqueleto, los nervios y vasos sanguíneos.

Grasa intramuscular. Se deposita entre las fibras musculares, siendo baja comparada con los otros dos tipos.

En ocasiones los acúmulos grasos son muy fáciles de identificar en nuestro cuerpo a simple vista resultando poco estéticos. Más allá de perder la línea, uno de los indicadores con los que contamos los entrenadores para determinar el estado de condición –fisca salud de nuestros clientes es el Índice Cintura  Cadera ( ICC).

Este parámetro nos aporta información sobre la tendencia o predisposición personal a acumular grasa, incide en la probabilidad de padecer enfermedades cardíacas, diabetes o problemas de tensión arterial, entre otros.

El ICC es la relación que resulta de dividir el perímetro de la cintura de una persona. Siendo su ecuación:

ICC=perímetro cintura (cm)/parímetro cadera (cm)

Se trata en cualquier caso de cálculos sencillos y orientativos, válidos para hacernos una idea sobre un posible sobrepeso o riesgo de padecer determinadas enfermedades, pero no se deben considerar como método infalible, ya que, distintas personas, con diferentes pesos y porcentajes de grasa, puedan estar en riesgo debido a otro tipo de factores determinantes como el genético o el de exposición ambiental.

Sin poder determinar la cantidad exacta grasa intraabdominal, lógicamente, consideraremos una medida complementaria al cálculo de IMC (Índice de Masa Corporal), ya que éste último supone limitaciones por no distinguir si el sobrepeso vendría dado por una hipertrofia muscular o es derivado de un aumento propio de grasa corporal.

Detalle los valores propuestos por la Organización Mundial de la Salud:

Mujeres ICC = 0,71-0,84 normal
Hombres ICC = 0,78-0,94 normal

Se conoce popularmente al Síndrome Androide, como cuerpo de manzana, cuando los valores son mayores de 0.84 y 0.94 respectivamente. Valores menores de 0.71 y 0.78 son un indicativo de Síndrome Ginecoide o cuerpo de pera.

Además de indicarnos cierto sobrepeso, el ICC puede ser un indicador muy preciso de riesgo de enfermedades coronarias. El problema con la grasa abdominal es que no se limita a la capa adicional de adiposidad que se encuentra justo debajo de la piel (la grasa subcutánea). También comprende la grasa visceral, que rodea los órganos internos. Sin embargo las amenazas que presenta la grasa abdominal pueden reducirse, si conocemos los factores que afectan al acumulo de peso alrededor de la cintura. De ellos hablaremos en el próximo post.