Inicio Blog Grasa abdominal (Parte II)

Grasa abdominal (Parte II)

En el anterior post hablamos de los tipos de grasas abdominal y de obesidad. En éste trataremos los factores de riesgo que afectan al acumulo de peso alrededor de la cintura. Estos son:

La falta de sueño
No dormir lo suficiente reduce el nivel de la hormona leptina y aumenta la grelina, que es la que hormona que hace que nuestro apetito aumente.

El estrés
Las situaciones estresantes estimulan las glándulas suprarrenales, haciendo liberar hormonas como la adrenalina y el cortisol. Cuando los niveles de cortisol aumentan y se mantienen elevados mucho tiempo en nuestro cuerpo, se favorece la formación de grasa en el organismo, especialmente la que se acumula en el abdomen.

Alimentos a examen
Determinados hábitos dietéticos que incluyen los alimentos procesados, las carnes embutidas, las harinas refinadas, los enlatados, los refrescos y los dulces industriales como habituales , nos predisponen a ganar grasa rápidamente. Si analizamos nuestro menú semanal, seguro que cada día hemos tomado al menos dos o tres de los alimentos descritos, cada día .Aunque hayamos consumido alimentos frescos y sanos, no conseguimos el equilibrio saludable.

Zumos de fruta
Aportan vitaminas y minerales, sin embargo la fructosa que contienen puede provocar resistencia a la insulina y promover el aumento de la grasa abdominal si se beben en exceso. Consumir la fruta al natural, sin exprimir, es la mejor opción.

Desequilibrio en bacterias intestinales
Conocidas como flora intestinal o microbiota, son de suma importancia para mantener saludable el sistema inmune y evitar enfermedades como la obesidad y la diabetes tipo 2.

Genética
La influencia de la genética en el almacenamiento de grasa puede suponer hasta el 75%. En la actualidad se investiga sobre el denominado Genotipo Ahorrador, que poseen las personas que tienden a ahorrar energía orgánica y almacenar más grasa. Oscilamos en el peso con un rango en el que nuestra biología nos equilibra cuando controlamos el resto de factores.

Menopausia
Al ser los estrógenos hormonas termogenéticas, cuando disminuye su producción debido a la menopausia, desciende la producción de calor y favorece el depósito de grasa. Otro de los efectos de la falta de estrógenos es el cambio en la distribución de grasa corporal de la mujer, pasando de las caderas y glúteos al abdomen.

Cómo deshacerse de la grasa resistente

En primer lugar: movilizar la grasa
La forma más efectiva es el ejercicio intenso, a un nivel elevado entre el 80-90 % de tu capacidad. Los ejercicios suaves no llegan a movilizar la grasa de las partes difíciles. La adrenalina y la noradrenalina tienen un papel central en la activación de la lipólisis al estimular la enzima HSL (Hormone-Sensitive Lipase) comenzando la destrucción de los triglicéridos almacenados en el tejido adiposo del cuerpo. Para que el transporte de los ácidos grasos sea efectivo debe haber un buen riego sanguíneo en la zona.

En segundo lugar: quemar la grasa
La oxidación de las grasas es más difícil si tus músculos tienen reservas de glucógeno, que es un combustible mucho más fácil de quemar. Realizado el ejercicio intenso, ayudamos a gastar las reservas de glucógeno y se va haciendo uso de la grasa contenida en los adipocitos, lógicamente evitar ingerir hidratos de carbono unas tres horas antes ayudaremos a este proceso. Los AG (ácidos grasos) son procesados por las mitocondrias, que los oxidan y extraen la energía de ellos para que la célula se contraiga siendo lo más recomendable en esta fase, realizar ejercicio moderado.

Traducido en entrenamiento y nutrición

a- Sesiones con ejercicios generales de fuerza, variados, con aumento progresivo de la intensidad, en lugar de un millón de abdominales.

b- Sesiones con intervalos cortos de alta intensidad alternos con intervalos moderados, en lugar de entreno cardiovascular suave eternizante.

c- Suplementarte puede ser un buen recurso, siempre que te asesores profesionalmente y mantengas un plan nutricional adecuado. Cuidado con los populares termogénicos, quemagrasas y lipolíticos, céntrate en los suplementos que favorecen la recuperación muscular.

Seguro que puedes cambiar algún aspecto de tu plan de entreno