Inicio Blog Homeostasis

Homeostasis

Aquí comienza esta nueva aventura para mí. Algunas veces me había planteado escribir un blog pero por unos motivos u otros nunca lo había llevado a cabo, nunca había compartido mis conocimientos y experiencias profesionales. Espero que sea tan enriquecedor para vosotros como para mí.

Antes de nada os quiero explicar el título del blog: Homeostasis; ¡qué palabreja! Es una de las maravillas de nuestro cuerpo. Es lo que nos lleva continuamente al equilibrio. Su definición según la RAE es  “Conjunto de fenómenos de autorregulación, que conducen al mantenimiento de la constancia en la composición y propiedades del medio interno de un organismo”. Por ejemplo, la fiebre es un mecanismo de la homeostasis.

Nosotros, como terapeutas, vamos a favorecer dicha homeostasis, vamos a ayudar al cuerpo a encontrar ese equilibrio.

Pero, ¿por qué se puede dañar ese mecanismo? Principalmente este daño se debe a los tóxicos. Cuando una persona toma excesiva medicación esa capacidad puede quedar mermada.

A lo largo de mi evolución profesional he sido cada vez más consciente de la importancia de la regulación interna del organismo, así que su nombre (Homeostasis)  tenía que ser el protagonista del blog.

Con respecto al tratamiento ideal de un paciente debería ser un tratamiento holístico, es decir, global, que abarcara todas las esferas de la persona. Para ello necesitaríamos un equipo multidisciplinar compuesto por distintos profesionales como médicos, nutricionistas, psicólogos, fisioterapeutas, osteópatas,… Hay casos de deportistas de élite como Messi, que han experimentado un cambio radical en su salud y su rendimiento al tratarse de esta manera.

Esto nos hace pensar que nuestra salud no sólo depende de los esfuerzos físicos, del estrés diario que sufrimos, de lo que comemos…sino que se ve afectada por TODO. Es por esto, por lo que a nuestro organismo le resulta complicado encontrar el equilibrio. Por ejemplo, que nos levantemos con dolor de espalda de la cama no sólo lo podemos achacar a haber dormido adoptando una mala postura, sino que hay más factores que están influyendo. La búsqueda de la salud nos exige cambiar hábitos. Y ahora os lanzo esta pregunta ¿estamos dispuestos a cambiar hábitos para mejorar nuestra salud?