Francisco García Álvarez "Kikino" . Foto: ©Almendralejoaldía

En una semana Francisco García Álvarez «Kikino» ha pasado de ser un voluntario más en la asamblea local de Cruz Roja en Almendralejo, a estar nominado a los Premios Nacionales del Voluntariado, en la categoría de Dedicación. El plazo para votar por él termina el domingo 31 de marzo (puedes hacerlo en este enlace). Los ganadores se conocerán el próximo 2 de abril. “El miércoles pasado cuando llegué me dice Mari Loli que tiene una sorpresa para mí”. Cuando le contaron que le habían propuesto como candidato para estos galardones “me quedé sin palabras y se me caían las lágrimas”.

Este joven almendralejense además de su labor altruista y vocacional como voluntario, trabaja gestionando los recursos de Cruz Roja en el Centro de Atención de Urgencias y Emergencias 112 Extremadura. Tiene 35 años y desde poco antes de los 18 ya comenzó a dedicar su tiempo libre a ayudar a las personas que más lo necesitan.

-¿Cómo comenzó?
-Yo empecé como niño de juventud, que estuve unos seis años. Un día, vine al puesto a por unos petos para jugar a la maratón de fútbol sala. Estaba Antonio Vélez y José Leandro que en ese momento salían a una urgencia. Me propusieron que fuera con ellos. Cuando llegué y pude ver la atención, me despertó esa necesidad de ayuda. Aunque antes ya la tenía, eso supuso el empujón final.

-¿Con quién se mide en la carrera por el premio?
-Son compañeros de otras asambleas a los que no conozco, pero por lo que he leído tienen una trayectoria importante.

-¿Se ve con posibilidades?
-Sí, me veo con posibilidades de salir elegido.

-¿Qué tiene pensado hacer?
-Pues no lo sé, pero invitar a los amigos y a la familia, seguro.

-¿Por qué cree que le han propuesto?
-Por mi trayectoria y porque a día de hoy no me veo fuera de Cruz Roja. Para mí es todo, amigos, familia.

«No me veo fuera de Cruz Roja. Para mí es todo, amigos, familia»

-¿Es el mayor reconocimiento que puede recibir?
-Estar nominado ya es un orgullo, pero conseguir el premio sería un gran empujón. Nunca podría decir que ya lo he hecho todo en Cruz Roja, porque aún hay mucho que hacer y muchos objetivos que cumplir.

-Uno de los motivos que se explican en su nominación es que “ejemplifica los valores del voluntariado”. ¿Cuáles son esos valores?
-Estar al lado de las personas que más nos necesitan, día a día.

-¿Cree que la gente valora su trabajo?
-Creo que sí, y más viendo el aluvión de comentarios positivos que he recibido en redes sociales. Aún así siempre hay gente que, hasta que no le pasa algo que nos necesita, no se da cuenta.

-¿Cuántas horas pasa por aquí?
-Hoy mi vida es Cruz Roja y estoy las 24 horas del día. Siempre estoy disponible. No me canso.

-Pasan muchos momentos de ocio velando por los demás de manera altruista. ¿No le gustaría estar al otro lado?
-Mucha gente nos lo dice, que pudiendo estar, por ejemplo, en la feria disfrutando, estamos “pringados” sin cobrar nada. Yo siempre les contesto que el que lleva Cruz Roja en la sangre, da igual lo que sea, vamos a estar ahí.

«Los peores siempre son atender a personas fallecidas en accidentes de tráfico. Algo a lo que no te acostumbras»

-¿Nunca ha pensado en dejarlo y descansar una temporada?
-Hace dos años estuve cinco meses desconectado porque lo necesitaba. Eso me sirvió para volver con más fuerza.

-¿Cuáles han sido los peores y mejores momentos que ha vivido?
-Los peores siempre son atender a personas fallecidas en accidentes de tráfico. Algo a lo que no te acostumbras. Vas tranquilo, pero al final te queda la duda de si hubiésemos llegado antes, si hubiésemos hecho algo más… Lo mejor es ver nacer a un niño o que te digan “has salvado la vida de mi hija o de mi padre”.

-¿Cuáles son las características que debe tener un voluntario?
-Muy sencillo, ganas, tiempo y estar dispuesto a ayudar a personas que lo necesiten.

Más voluntarios
-¿Los voluntarios necesitan formación?
-Yo me formé en muchos de los cursos que oferta Cruz Roja. Actualmente oferta cursos como socorrismo acuático, en área psicosocial o salud mental.

-Si tiene un hijo, ¿le inculcará esto del voluntariado?
-Por supuesto. Será el voluntario más joven de Cruz Roja. Es algo que hay que inculcar a la sociedad.

-¿Qué es lo mejor de Cruz Roja?
-Los compañeros. Aunque yo diría mi familia, porque lo son. Creamos vínculos de una gran amistad.

-¿Cómo definiría a la asamblea de aquí?
-En Almendralejo somos una gran familia, todos a una.

-¿Hay mucha gente en Almendralejo que necesitan de vuestra ayuda diaria?
-Sí, muchas familias. Nosotros trabajamos con otras asociaciones para repartirnos las familias más desfavorecidas y que no nos veamos saturadas.

-Es momento de que pida para su asociación. ¿Qué recursos necesita?
-Sobre todo se necesitan voluntarios, porque es el motor. Que se apunten porque estamos aquí para recibirlos y asesorarlos. También económicos y materiales, claro para mantener unas instalaciones y las ambulancias.