El instituto ha llevado a cabo un taller de adiestramiento canino, pionero en Extremadura, para la mejora de aspectos emocionales de los jóvenes

Borix y Gonzo son los nombres de dos pastores alemanes. Ellos han sido los protagonistas en una terapia asistida con animales, llevada a cabo en el IES Arroyo Harnina, y pionera en Extremadura. Terminada la mayoría de las obligaciones académicas, estos últimos días se dedican a la realización de otras tareas igualmente educativas. Es el caso de este taller de adiestramiento canino básico con la intención de poner en práctica técnicas que faciliten la mejora de aspectos emocionales, comunicativos y de convivencia entre los jóvenes.

En él han participado los alumnos ayudantes y estudiantes de segundo de ESO, de la mano del adiestrador y campeón de España, Abel Hounkara. Han podido comprobar el comportamiento “ejemplar y las capacidades extraordinarias desarrolladas y potenciadas en parte por el adiestrador y por su dueña” que es la educadora social del centro, cuenta mediante una nota su director, Santiago Benigno Velayos.

Abel Hounkara a la izquierda de la imagen con uno de los pastores alemanes y un alumno

La conducta de los perros, y a través de juegos, pretenden buscar técnicas que les permitan tratar situaciones que mejoren el entorno. “Si se hiciera terapia convencional sus compañeros no querrían, pero a través de los perros y del juego se pretende facilitar y así poder trasladar las buenas conductas que tienen con los animales al plano personal”, explica el director.

En estos días han podido comprobar un aperitivo de lo que será el taller completo en el próximo curso 2018-2019. Además, “pretende ser una técnica que se implante y generalice en el desarrollo de actividades de gestión de emociones, así como el conocimiento del trabajo de conductas”.

Qué son los alumnos ayudantes
Desde el centro cuentan que el equipo de alumnos ayudantes, coordinado por la educadora social y participación del profesorado, comenzó su andadura en los inicios de este curso, con el compromiso y objetivo de facilitar la resolución de diferencias entre iguales, así como la adaptación de los nuevos alumnos recién llegados de los colegios, a su etapa de ESO.

 

Esta “brigada” se ha formado como mediadores y agentes activos de mejora de la convivencia en el centro. En su haber tienen el emprendimiento de otras iniciativas como el desarrollo de actividades en los recreos, acogida de nuevos alumnos o la participación en jornadas de puertas abiertas. “Se han convertido en un equipo comprometido, referente para todos los alumnos del centro con un alto número de diferencias resueltas además de mejorar la convivencia”, alaba Santiago Benigno de este equipo.