La Policía Local se queja a las puertas del ayuntamiento

La paciencia de los agentes de la Policía Local está agotada. Porque cada día tienen que salir a patrullar en coches viejos, con emisoras analógicas para comunicarse, sin chalecos antibalas (los que tienen se los han comprado ellos mismos); y a esta situación laboral se les une los retrasos en los pagos de turnos de nocturnidad o la carrera profesional.

Por estos motivos, entre otros, esta mañana han protagonizado una sonora pitada a las puertas del ayuntamiento, con pancartas en las que se podía leer “No tenemos concejal”, refiriéndose a su responsable, Luis Alfonso Merino. Ha dado la casualidad que apenas unos minutos después de comenzar la protesta, Merino llegaba y pasaba por delante de ellos. Tímidamente ha saludado a su paso como si nada de lo que allí ocurría fuera con él.

Una estruendosa pitada junto con golpes en sartenes y cacerolas, además del megáfono con el característico sonido de la sirena policial era lo que se escuchaba. Junto a los cánticos de exigirle que cumpliera lo que les había prometido.

De esto se quejan, de que “no nos hace ni caso”, el representante de CC.OO., Abel Corcho, quien cuenta que ha mandado numerosos escritos a la Concejalía que no han sido contestados, o si lo han hecho han sido con evasivas.

Chalecos y más
En concreto Abel patrulla sin chaleco antibalas porque la situación económica familiar no le permite gastarse de su bolsillo los aproximadamente 500 euros que cuesta. Él mismo ha relatado que cuando le ha contado la situación a su hijo de nueve años, esta mañana mientras preparaba un chaleco “antibabas” de cartón, éste le ha espetado que “eso no es dinero porque se trata de una vida”. Una lógica que parece alcanza a comprender un niño.

Una de las reivindicaciones históricas de la Policía Local de Almendralejo es el insuficiente número de agentes en la plantilla. Actualmente en la calle trabajan 36 policías porque algunos se encuentran de baja. A los que se le suman unos diez más que trabajan en segunda actividad. Recientemente el BOP publicó la oferta de plazas de agentes que no se incorporarán, previsiblemente, hasta el próximo año, tras el proceso selectivo.

“El compromiso fue que en el año 2018 se haría una planilla completa de turnos de trabajo semestral y no se ha cumplido”. Por el bajo número de oficiales, los turnos de noche se multiplican y se deben abonar, pero según Corcho, el Ayuntamiento no lo hace desde febrero.

Los agentes han protestado incluso en el interior del consistorio

Los agentes que han protestado no se han cansado de sonar sus silbatos, incluso han entrado en el consistorio, revolucionando a los trabajadores municipales. A ellos les piden que se unan a sus protestas, pues a ellos también les afecta, en el caso de los pagos en el ascenso de grupo. “Hay compañeros que les deben ya hasta 800 euros, y esto va a llegar un momento que se hará una montaña insalvable”, y añade Corcho que “tienen que pagarlo porque se comprometieron”.

Sobre los vehículos en los que patrullan los califica como “horrorosos y viejos” porque “se caen a cachos”. Cuentan con tres vehículos y dos motos. Además algunas veces patrullan con coches sin el distintivo de la Policía Local con agentes uniformados en su interior.

Otro asunto que reivindican es el reglamento. “Estuvimos un año trabajando en él y no se ha aprobado aún”, se queja Abel Corcho.