Días previos a las elecciones de 2008, el mítico programa de Tele 5, Caiga Quien Caiga, hizo creer a todo el mundo que Almendralejo era una “ciudad oráculo”, puesto que el partido que ganaba en las elecciones a nivel local, al año siguiente llegaba a La Moncloa. Tanto ha cambiado el cuento, para unos y otros, arriba y abajo, han hecho piruetas… que la historia se ha invertido y las elecciones generales se van a convertir, once años después, en el mejor barómetro de intención de voto de cara a los comicios del 26 de mayo.

Todos los partidos locales presumen, pública y privadamente, de no manejar encuestas. Lo creemos. Pero a buen seguro mirarán con lupa cuál es el resultado en la capital de Tierra de Barros hoy 28 de abril. Hoy se celebran las elecciones generales, y lejos de pasar página de campañas, debates, propaganda, mítines y demás parafernalia partidista se abre una carrera nueva hasta el 26 de mayo.

Si a nivel nacional son cinco los partidos que según las previsiones se repartirán el pastel de los leones, en Almendralejo casi doblamos la apuesta y el juego de abre con nueve, según publicó el DOE el pasado miércoles. A los tradicionales y emergentes se han sumado algunos de nueva creación sin representación nacional. Estos serán los que menos expectativas tengan puestas en el día de hoy. Es el caso de Izquierda Unida (que a nivel nacional concurre con Podemos), e Iniciativa Ciudadana por Almendralejo. Pero como en esto de la política todos ganan, véanse los post debates electorales, seguro que sacarán rédito a la abstención afirmando que se trata de descontentos sin opciones que ellos llenarán su vacío.

Así pues, mientras a partir de mañana las televisiones y periódicos empiecen a especular y anunciar pactos, en Extremadura y Almendralejo la mirada y la atención se centrará en analizar minuciosamente los resultados, extrapolarlos, sacar conclusiones, establecer estrategias y comenzar a actuar.

Por decisión propia o por mandato jerárquico de sus líderes llamados a gobernar nuestro futuro más lejano y más cercano, la mayoría de los partidos políticos locales han permanecido agazapados, en una especie de estado de letargo que, a buen seguro, despertarán con bravura en los próximos días. Y es que el 28A les haya sido o no favorable, siempre les quedará para argumentar una hipotética derrota anticipada la lapidaria afirmación de: “a nivel local se vota a la persona, no al partido”. No sabemos si esta máxima perjudica o beneficia más según a qué casa la llevemos.

Pero volviendo al inicio, y a la historia de la “ciudad oráculo”, no le falta razón a la leyenda creada. Desde Aznar con Manuel Jesús Morán, hasta los años de Zapatero y Ramírez, García Lobato también ha gobernado cómodo con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno en los últimos ocho años. Pero en las pasadas elecciones éste ya dio una pista, y es que va a ser difícil gobernar en mayoría. Poco importa realmente quien gane hoy o el 26 de mayo, lo que contará es quien tenga la capacidad de pactar con otros partidos y llegar acuerdos totales o parciales.

Pero de eso poco o nada quieren hablar unos y otros, salvo el candidato del PP, José García Lobato, que ya ha tendido su mano, igual que lo ha hecho Casado, a compartir y repartir sillones con Ciudadanos. La formación naranja de Almendralejo, a diferencia de Albert Rivera, se muestra mucho más cauta a la hora de desvelar sus futuras estrategias, no vaya a ser que se escape algún voto antes de empezar.

NOTICIAS RELACIONADAS

El 28-A se abrirán 37 mesas electorales, tres más que en las últimas elecciones de 2016