Inicio Actualidad Las mujeres empresarias ponen el broche de oro a este año

Las mujeres empresarias ponen el broche de oro a este año

La concejala de la Mujer, Beatriz Palomeque; Macu González, Asemce; Carmen Rodríguez, BNI; Gloria Horrillo, CEAL: Miriam Lázaro, de Adiada; Antonia Lobato Delgado, de la Comunidad de Labradores; e Isabel Hernández Ropero, de la hermandad de San Cristóbal.

A las mujeres. Especialmente a las empresarias. De cualquier ámbito. A esas a las que la palabra conciliación es un juego de malabares diario. A todas ellas va a dedicar este año la Coordinadora Empresarial de Almendralejo (CEAL) la celebración de las migas de Nochevieja. “Las migas empresarias quieren poner el foco en el papel de la mujer, no solo en el ámbito empresarial, sino como protagonistas del tejido asociativo, la sociedad civil, y por la gran labor, casi siempre silenciosa y pocas veces reconocida, que llevan a cabo en millones de hogares”, ha explicado una de las integrantes de la Coordinadora, Gloria Horrillo.

Para ello, CEAL ha elegido al Consejo Local de la Mujer como entidad representativa de la mujer en todas sus facetas económicas, sociales y culturales. Sin embargo, ninguna de las mujeres presentes hoy en la rueda de prensa, como representantes de distintos colectivos y entidades, forman parte de ese consejo.

Algo a lo que la presidenta del mismo, y concejala de la Mujer, Beatriz Palomeque, ha restado importancia explicando que este Consejo Local da cabida al asociacionismo femenino, en el que se tratan temas generales. Una excusa con la que la representante del BNI, Carmen Rodríguez Cáceres, no ha estado muy de acuerdo. “Deberíamos pertenecer a él, porque nosotras velamos por los derechos de la mujer como cualquier otra”, ha subrayado.

Carmen es socia de un taller de local. Un negocio que a priori se antoja de hombres, pero en el que lleva trabajando 14 años. Luchando por que sea una tarea más de la mujer y que también se sienta cómoda entre ruedas y cambios de aceite. Uno de los retos que, para esta empresaria, está por delante aún es la visibilización de la mujer en el tejido asociativo empresarial. “No nos dejamos ver, nos ocultamos detrás de los socios”, se queja. De hecho apunta que en la asociación BNI tan sólo el 15 por ciento de sus asociados son mujeres. En la CEAL conforma el 20 por ciento de sus 280 socios.

En la lucha por la conciliación y la consecución de derechos se encuentra también Macu González Gil, propietaria de una boutique, y representante de Asemce en este acto. Reconoce que le costó un año montar la tienda, pero lo consiguió gracias a la ayuda de amigos y la experiencia de otras mujeres. Saltó a este mundo tras abandonar el negocio familiar por el cuidado de sus hijos.

Para González Gil hay mucho camino aún por andar, fundamentalmente en el tema de apoyo para que la conciliación familiar y laboral sea efectiva y real. “Nosotras también nos tenemos que quitar responsabilidades y no tener remordimientos cuando dejamos de hacer algo”, ha señalado la empresaria.

Macu  y Carmen han estado acompañadas también por Miriam Lázaro, de Adiada; Antonia Lobato Delgado, de la Comunidad de Labradores; e Isabel Hernández Ropero, de la hermandad de San Cristóbal.

Esta cita de las migas empresariales, que tendrá lugar en el Palacio del Vino el lunes 31 de diciembre, a partir de las 9 de la mañana, arrancó hace cuatro años, y en cada ocasión se ha reconocido el apoyo prestado a la labor de la CEAL por diferentes colectivos. En 2014 homenajeamos a los medios de comunicación local; en 2015 a las ONGs; en el 2016 a los Cuerpos de Seguridad del Estado, a los cuales agradecemos su creciente nivel de compromiso y participación; y el año pasado a los centros educativos, con los que trabajan actualmente en el proyecto Acho Emprende.