Los abuelos se han convertido en un pilar económico fundamental para la unidad familiar. Es la conclusión que extraen desde Mensajeros de la Paz en su experiencia como gestor de 652 plazas en residencias y centros de día de la región.

Una idea que quieren subrayar con motivo del Día del Abuelo, que se celebra anualmente cada 26 de julio, y para el que, desde la Concejalía del Mayor, se han organizado algunas actividades. El parque de Las Mercedes y el atrio de La Piedad serán los escenarios que acojan mañana el Día del Abuelo, bajo el lema “Quien tiene un abuelo, tiene un tesoro”. Más de un centenar de mayores han confirmado su asistencia, aunque son actividades abiertas al público. También estarán presentes los chicos del campamento del espacio educativo saludable.

La jornada comenzará sobre las 9.30 horas con unas oraciones y una ofrenda floral a la patrona, la virgen de la Piedad. El acto estará oficiado por el rector del Santuario, Juan Antonio Noriego. Tras el desayuno saludable, se entregarán los diplomas “Abuelo de oro”. La banda municipal de música también actuará.

En la organización del evento están involucrados técnicos de las Concejalías del Mayor y Familia, miembros de la Plataforma del Voluntariado, así como seis instituciones relacionadas con el cuidado de los mayores en la ciudad como las residencias y los centros de día locales, entre los que se encuentra Mensajeros de la Paz. Cuatro de ellos han elegido a los abuelos a los que se homenajeará.

La concejala del Mayor, Piedad García Rejano destaca que la finalidad de este día es poner en valor el papel de los abuelos, su trabajo para que en muchos hogares se pueda llevar a cabo la conciliación laboral y su trabajo como transmisores de valores a los niños.

Mayores dependientes
Desde Mensajeros de la Paz alertan de que ha aumentado la edad de ingreso en las residencias de mayores dependientes, así como también su grado de dependencia. Se debe, según la Fundación, a que sus pensiones y las ayudas que pudieran percibir para atención a la dependencia se han vuelto necesarias para la manutención de la unidad familiar en la que suelen convivir tres generaciones: abuelos, padres e hijos.

En este sentido, según el XVIII dictamen del Observatorio de la Dependencia, Extremadura se encuentra entre las regiones españolas en las que las Ayudas a la Dependencia se han estancado.

Por lo que respecta a los mayores autónomos, las familias se basan en ellos para la realización de las labores de apoyo doméstico y socio-educativo y, en muchas ocasiones, para completar los ingresos económicos. Así, es habitual que los mayores sean los encargados de llevar y recoger a los niños de los colegios, darles de comer y, en muchas ocasiones, sufragar los gastos que suponen, por ejemplo, las actividades complementarias.

Mensajeros de la Paz Extremadura ha detectado un importante descenso en la matriculación de niños en las escuelas infantiles y entre las causas se encuentra el papel activo que juegan abuelos. “Tras la jubilación, los mayores se han visto obligados a volver a “trabajar” cuidando a los más pequeños, con la carga de responsabilidad que esto comporta al mismo tiempo que supone renunciar al desarrollo de su propia experiencia vital”, declara Mercedes Murias, presidenta de Mensajeros de la Paz.