Ayer fue uno de los domingos autorizados para que las tiendas abrieran sus puertas y con ello dar el pistoletazo de salida a las rebajas de invierno. Pero la lluvia y el frío hizo de un día multitudinario, que las calles estuvieran prácticamente vacías. Los descuentos más esperados tras las compras de los Reyes Magos ya están en marcha, como siempre, con cebos de hasta el 50 por ciento. Los escaparates de las calles comerciales lucen ya sus grandes carteles a todo color como reclamo de los compradores en busca de gangas.

Pero la Organización de Consumidores y Usuarios recuerdan en diez consejos qué tenemos que tener en cuenta a la hora de lanzarnos a comprar algo con su precio rebajado:

  1. Piensa de antemano lo que necesitas: hacer listas es una buena manera de evitar compras impulsivas.
  2. Las normas establecen que los productos deben haber formado parte de la oferta habitual del establecimiento durante al menos, un mes y su calidad no puede diferenciarse en nada de la que tenían antes de estar rebajados.
  3. Los objetos rebajados deben mostrar su precio original junto al rebajado, o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.
  4. En algunos establecimientos se establecen unas condiciones especiales para las compras en periodo de rebajas (sobre la aceptación del pago con tarjeta, las devoluciones, etc.). Pueden hacerlo, están en su derecho, pero esas condiciones deben indicarse expresamente. En caso de duda, pregunta al responsable del establecimiento.
  5. Conserva el tique o factura simplificada de las compras, pues los necesitarás para cualquier posible reclamación, cambio, devolución etc. Recuerda que si el producto que deseas cambiar está en perfecto estado, el establecimiento no está obligado a cambiarlo (salvo si así lo anuncia o publicita expresamente). La mayoría de los comercios lo hacen, pues es una buena práctica, pero no tiene porqué devolverte el dinero: pueden cambiarlo también por otro artículo o un vale. Sin embargo, si el producto lo has comprado on line, tienes 14 días naturales para devolverlo.
  6. El servicio postventa y la aplicación de la garantía son iguales, independientemente de que compres el producto durante las rebajas o fuera de ese periodo.
  7. Si tienes algún problema durante las rebajas, lo mejor es actuar igual que en cualquier otro momento. En el periodo de rebajas se recortan los precios, pero nunca los derechos que tienes como consumidor: intenta llegar a un arreglo en el propio comercio.
  8. Si no consigues una solución amistosa, pide la hoja de reclamaciones (debe tenerlas cualquier establecimiento) y plasma en ella tu queja.
  9. En lo posible, procura elegir establecimientos adheridos al sistema arbitral de consumo, que ofrecen más garantías al comprador (en caso de desacuerdo se prestarán a resolver sus diferencias con el cliente de una manera rápida y gratuita).
  10. Y si surgen problemas, no te los calles: reclama.

El periodo de rebajas está liberalizado y por ello durante casi cada mes las tiendas ofrecen promociones. Una queja que ya plasmaron algunos comerciantes al hablar de las ventas de Navidad, y cómo les afectaban días como la shopping night o el black Friday. Sin embargo, y tradicionalmente este periodo se extiende hasta el 31 de marzo, aunque debe estar especificado.

Si bien es así, los productos a menor precio comparten espacio con los de nueva temporada, y deben estar perfectamente señalizados y separados unos de otros.