Marta García Lozano en el colegio Ortega y Gasset esta mañana

El lema del CEIP Ortega y Gasset para este curso gira en torno a los superhéroes. No se han tenido que marchar al universo Marvel para traer uno a sus clases. Han decidido poner los pies en el suelo, en este caso del tatami, y llamar a la karateca y subcampeona mundial de esta disciplina, Marta García Lozano. En boca de esta heroína de carne y hueso han escuchado sus experiencias, anécdotas y sacrificios para conseguir cosechar los triunfos que está almacenando.

La joven almendralejense de 19 años ha tenido paciencia para contestar a todas y cada una de las preguntas de los estudiantes. Les ha firmado autógrafos. Pero también les ha dejado consejos para anotar. “El kárate te ayuda a reprimir la violencia”, les ha dicho.

Actualmente vive, entrena y estudia Educación Física, en la universidad Camilo José Cela donde está becada, en Madrid. Vive en el centro de alto rendimiento con otros deportistas españoles. Con un 2018 glorioso, lleno de triunfos, hace un repaso y considera que, más allá de que sea un buen año, “es mi momento”, porque es ahora cuando “estoy despegando”. Muchos años de esfuerzo, entrenos diarios en soledad, sacrificios y renuncias que, espera, le sirvan para una larga trayectoria.

-Quiere ser profesora de Educación Física.
-A largo plazo sí, para eso estoy estudiando. Me gustan mucho los niños, estar con ellos como ahora en esta charla.

-¿Su deporte tiene un corto recorrido como otros?
-No tanto. Mi compañera senior tiene 37 años, y un físico fantástico. Pero ella ha renunciado a todo, incluso a ser madre. Yo no. Me gustaría ser madre y tener mi carrera.

Su mente, su cuerpo, alma y corazón, como todo deportista de élite, lo tiene mirando a los Juegos Olímpicos. No los del 2020, sino 2024-2032.

-¿Por qué?
-Soy la más joven del equipo. Espero llegar al 2024 y competir en tres Juegos seguidos.

-¿Y ganar alguno?
-Sí. Ser campeona olímpica es el sueño de cualquier deportista. Soy consciente de que es muy difícil, aunque si trabajo para ello, puedo conseguirlo. Con una medalla olímpica estaría más que satisfecha.

En su palmarés le avalan varios oros, bronces y platas en mundiales universitarios etc. El último título que ha conquistado ha sido de la mano de sus compañeras Lidia Rodríguez y Raquel Roy, el subcampeonato del mundo absoluto de kárate, celebrado en Madrid, y en donde se enfrentaron a Japón en la final.

Foto de Iberdrola del equipo subcampeón del mundo de kárate Marta, Lidia y Raquel

-¿Cómo ha sido?
-Inexplicable. La grada estaba contigo. Estaba viviendo un sueño. La primera vez que salimos y saludé, cuando corearon “España”, mi corazón se encogió. Se me siguen poniendo los pelos de punta cuando veo las imágenes o lo recuerdo.

-Ya partían como favoritas.
-Sí. Las tres somos tres almas. Cuando competimos no somos tres, sino una. Pero nada se sabe, porque en una competición pueden pasar mil cosas. Lo más importante que me ha dado el kárate han sido mis compañeras.

-Le otorgaron el premio mejor deportista absoluta femeninA en la gala del deporte este año. ¿Le gusta recibir reconocimientos?
-Me gusta que valoren mi trabajo. Con una llamada y la enhorabuena, estoy contenta.

Comienzos y familia
-¿Cómo comenzó a practicar kárate?
-No lo sé. Yo quería pero mi padre me decía que no, que era un deporte de niño. Pero a mí sólo me gustaba el kárate o el fútbol. Pero no sé por qué. Hasta que un día mi padre, que de pequeño lo había practicado, se lo comentó a su profesor.

-¿Qué le dicen sus padres ahora?
-Mi padre está conmigo, es mi representante. Creo que está orgulloso de mí porque es deporte y le encanta lo que hago. A mi madre le costó un poco más por el hecho de no estudiar como antes. Sin embargo, justo ayer, me dijo que me entendía, que era mi momento y tenía que aprovecharlo.

-Su hermana también practica este deporte.
-Mi hermana, con 12 años, es campeona de España de kárate por dos veces. Mi hermana llega muchísimo mejor preparada que yo, porque me tiene como referencia. Ella me dice que soy su espejo y yo le contesto que el día que supere a su espejo estaré muy orgullosa de ella. Empezó por mí, pero creo que su trayectoria será aún mejor que la mía.

Charla de Marta con alumnos del CEIP Ortega y Gasset

-¿Cuál es el secreto de su éxito?
-Entrenar. Soy muy constante y perseverante. He sacrificado muchas cosas, como pasar más tiempo con mis amigos y familia. Sólo por el kárate. El kárate, ahora mismo, es mi vida.

-¿Viene mucho?
-Lo intento. Esta visita ha sido exprés e inesperada. Vine por el fin de semana y decidí quedarme dos días más en mi casa porque lo necesitaba. Espero venir pronto a descansar, porque lo necesito. He estado entrenando en verano por el mundial universitario.

-El poquito tiempo libre que tiene, ¿en qué lo usa?
-En estar con mis amigas. Echo mucho de menos estar con ellas, tomarme algo o salir a cenar.

-Con todo lo que está viviendo, ¿se destierra lo que le decía su padre que el kárate es para niños?
-Sí, por supuesto. Se está igualando de una manera que ni lo creemos. Pero considero que nosotras no debemos tener preferencia, ninguno debe ser más que nadie. Ahora mismo está sucediendo esa igualdad.