Los pasos casi a punto en la parroquia de San Roque

La procesión parte hoy al anochecer. A las 21 horas. Con 150 nazarenos con capa roja y túnica blanca, y un recorrido de casi cuatro horas. Es la cofradía de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y el Beso de Judas. Dos pasos. Uno portado por costaleras que salen de la parroquia de San Roque “humillando”. El otro por costaleros que lo sacan de rodillas. Les acompañan la agrupación musical de Oliva de Mérida y la banda del Cristo del Humilladero de Cáceres. Las imágenes de ambos misterios son de molde, pero la hermandad “decidió imprimir un sello distintivo a sus imágenes vistiéndolas con ropas reales”.

La hermandad cumple el próximo año su cincuentenario por lo que éste no se verá ningún estreno en los pasos. Lo que han comprado para este 2018 son dos murales cerámicos con las imágenes que se pueden ver en la casa de la hermandad, ubicada en la calle Aceuchal, y que se inauguraron a principios de febrero. “Intentamos transmitir con esto que la casa de hermandad no sólo es de puertas hacia adentro, sino que la gente cuando pase vea que es así”, nos explica el hermano mayor, Antonio Herrera. Para el 2019 están “cociendo” varias actividades que tienen pensadas, pero no pueden adelantar ninguna. “Queremos hacer algo extraordinario, independientemente de hacer una procesión extraordinaria”.

De este año, Herrera destaca que María Elisa Fernández, costalera de la Oración en el Huerto, fuera la encargada de ofrecer el pregón del costalero. La primera mujer en la historia de Almendralejo y la segunda vez que lo hace un hermano de la cofradía.

El recorrido de esta procesión pasa por Jesús Núñez Mancera, Villalba, plaza de Extremadura, Arturo Suárez Bárcena, Pilar, plaza de Espronceda, Carolina Coronado, Pozo, plaza de la Libertad, Venezuela, López de Ayala, Jesús Núñez Mancera y regreso a la parroquia.

Del itinerario, Antonio Herrera señala por encima de otros momentos la salida del templo. También la bajada de Jesús Núñez Mancera o el tránsito por Carolina Coronado “que se ve toda la procesión completa” tanto desde el punto más alto como el más bajo.

Los costaleros ensayan durante semanas, y son los de la Oración en el Huerto los artífices del ensayo solidario que se celebró el pasado 18 de marzo, y los alimentos recogidos se donaron a las hermanas de Santa Clara.