Inicio Actualidad Médicos del Mundo trabaja para mejorar la convivencia con los temporeros en...

Médicos del Mundo trabaja para mejorar la convivencia con los temporeros en la zona de San José

De izquierda a derecha, Carmen y Patricia Jara de Médicos del Mundo; Inés Antúnez, trabajadora social; Arancha Jiménez, concejala y David Conde, de la ONG

La ONG Médicos del Mundo está llevando a cabo dos programas en la ciudad, concretamente en la zona de San José, para mejorar la convivencia y enseñar hábitos de salud a la población de origen rumano que vive en esta zona. Mediante talleres y entrevistas personales quieren ayudarles en asuntos relacionados con la salud o la escolarización.

Desde mayo están realizando un diagnóstico en el que han detectado que los vecinos de San José “viven en mundos separados” con respecto a los pisos en donde se asientan (algunos de forma ilegal) los temporeros que llegan por la vendimia. Por este motivo, el primer programa de mediación, financiado por la Junta de Extremadura, pretende “crear una situación de convivencia entre todos”. Esto se llevará a cabo mediante talleres y un acercamiento a la población a través de sus “líderes”, quienes serán los encargados de transmitir lo que se les comunique. Comenzó en mayo y finalizará en diciembre.

El segundo programa, financiado por La Caixa, de atención sociosanitaria lo lleva a cabo a mediadora Carmen Foltuti. Casa por casa habla con cada una de las familias a las que les intenta hacer ver la importancia de la escolarización, el uso de medicina de atención primaria e incluso facilitarle el acceso a la tarjeta sanitaria. “Hay muchos que utilizan las urgencias como una cita rutinaria”, explica la mediadora de origen rumano.

Esta circunstancia facilita el trabajo, puesto que el idioma es una herramienta de acercamiento a esta población que, calculan, viven en la ciudad, entre dos y tres mil personas. “Nos reciben muy bien y son muy receptivos. Es importante que nos consideren parte del barrio”, asegura Carmen.

Patricia Jara, técnico de representación de Médicos del Mundo de Extremadura, ha manifestado que, antes, el único lugar al que podían acudir era a Cáritas. Aunque ellos no tienen sede fija, cuentan con espacios cedidos como los de la Fundación Ruy López. El Ayuntamiento ha firmado un convenio con la ONG para la cesión de espacios municipales, como parques, en el caso de necesitarlos para el desarrollo de alguna actividad.

Además, han elaborado tres pequeños manuales sobre convivencia, escolarización y una vivienda diga. La trabajadora social contratada para atender a la población rumana, Inés Antúnez, ha manifestado que se sigue trabajando con ellos y en colaboración con la Policía Local, por ejemplo, para la vigilancia de naves que no estén habilitadas para vivir.