Inicio Actualidad Melchor, Gaspar y Baltasar saludan a miles de almendralejenses en la cabalgata

Melchor, Gaspar y Baltasar saludan a miles de almendralejenses en la cabalgata

Miles de personas, la mayoría acompañados de los niños, su magia e ilusión, han salido a la calle para ver la cabalgata de Sus Majestades los Reyes de Oriente. 18 carrozas y el camión de bomberos componían el cortejo que ha partido con más de 20 minutos de retraso del recinto ferial. Música, color, confeti y caramelos han llenado la ciudad como preludio de una noche y un día muy especial.

El trabajo de meses de las entidades y asociaciones que han querido participar este año, se ha desvelado hoy. Parchís, Mickey en una película, Caperucita Roja, un bosque encantado, ovejas flamencas, duendes, superhéroes, angelitos y muchos muchos pajes. Los de Melchor, Gaspar y Baltasar.

El primero en llegar ha sido el rey negro. Una carroza del Extremadura UD. Flanqueaban a su Majestad dos grandes pilares dorados, que terminaban en aros. Arriba el trono. El mismo para los tres. El segundo en dejarse ver fue Gaspar. Subido a un tráiler de la empresa de transportes Hermanos Pereira. Le precedían decenas de pajes en tonos burdeos y dorado. Arriba, el rey mago que saluda a todos y rodeado de regalos. Esta carroza ha sido obra de la hermanadad del Gran Poder. Una de las más grandes y vistosas.

La última, y de las primeras en salir, Melchor, del colegio Santo Ángel. A este rey se le veía contento, abrumado y sin parar de saludar y sonreir. Le seguía una gran estrella. Ambas, obra de Juan Manuel Cintas.

Este almendralejense también ha decorado la del centro de arte flamenco, La Parreña. La más numerosa. Más de un centenar de niños y madres vestidos de ovejas acompañaban a otras tres grandes muy flamencas. Al frente, un queso gigante.

Muy numerosas también las de la fábrica de juguetes, la de Cruz Roja, y como siempre la de Includes. De las más animadas, la de la iglesia evangélica de Filadelfia, que aunque vestían de superhéroes, se podía leer que el verdadero es Jesús. Incluso amenizaban con música en directo.

Algunos han echado de menos, precisamente eso, que la música de algunas carrozas no fuera del todo apropiada, con letras de reggaeton muy alejadas de lo que se quiere festejar en estos días. Una música que invita más a discoteca que a dormir temprano, al igual que los vasos que muchos padres llevaban tanto arriba como acompañando a sus niños.

La fiesta ha terminado con la quema de fuegos artificiales en el Palacio del Vino y la Aceituna, que ha concluido pasados unos minutos de las 21 horas.