Inicio Blog Método Pilates (Parte III)

Método Pilates (Parte III)

En los dos anteriores post hemos hablado de los ejercicios de Kegel y la gimnasia hipopresiva. En esta entrada vamos a ver el Método Pilates. Éste conforma una batería de ejercicios que fue ideada por Joseph H. Pilates hace más de 70 años. La finalidad principal del método es entrenar el cuerpo en su globalidad. No trata solamente de una repetición mecánica de ejercicios, la dificultad viene establecida por conseguir la mayor precisión.

En la versión Matwork, que se realiza sobre colchoneta o suelo, el trabajo se fundamenta en el equilibrio entre los diferentes grupos musculares, que organizan nuestro sistema locomotor, dándole al cuerpo estabilidad desde su profundidad para que los músculos más superficiales, movilizadores, puedan trabajar con menos estrés y mayor efectividad. Partiendo una treintena de ejercicios básicos se pueden llegar a plantear más de 600. La creación de implementos como el Fitball, el Aro Mágico, gomas elásticas, Foam Roller o las pelotas lastradas, favorecen las combinaciones de posturas y ofrecen mayor versatilidad consiguiendo un entrenamiento físico eficaz en sus diferentes niveles (inicial-medio- avanzado) y diferentes versiones como la terapéutica, la deportiva, la fitness o la FUNCIONAL que es la más característica de nuestro centro VITA ENTRENO.

Todo entrenamiento debe tener una planificación previa. Partiendo de los Principios Originales del Método: Concentración, Respiración, Centralización, Control, Precisión y Fluidez de movimiento, Coordinación, Alineamiento, Resistencia y Alargamiento.

Actualmente se llevan a cabo diferentes metodologías de enseñanza que contemplan aspectos tanto motrices como cognitivas. En las sesiones se trabajan la fuerza y la elasticidad muscular, la coordinación y el equilibrio, aspectos cognitivo-motrices y respiratorios. Todos los ejercicios pueden ser adaptados a las necesidades momentáneas de los practicantes aportándole un carácter individual e intransferible dentro de una sesión colectiva.

Los defensores del método clásico lo aplican sin apenas evolución y se mantienen fiel a la disciplina que ideó Pilates, pero a lo largo del tiempo, el método ha ido cambiando, se ha ido adaptando a los avances científicos, que han tenido lugar en el estudio de la fisiología articular y el comportamiento de las estructuras del conjunto del cuerpo, muy pocos profesionales imparten el método clásico ya que denota ciertas carencias desde un punto de vista anatómico- funcional o terapéutico. En los inicios del método no se había estudiado en profundidad el suelo pélvico y se desconocían aspectos de importancia a nivel funcional.

Estabilizar nuestra zona central es una cuestión básica, se trata del concepto Centro de Energía, que contempla la musculatura del core encargada de mantener la vísceras en su lugar, permitiendo tener una postura y una respiración adecuadas. Los detractores del método determinan que algunos ejercicios como los pertenecientes a la Serie abdominal de Pilates pueden provocar una serie de alteraciones biomecánicas, de presión abdominal y pélvica. La activación adecuada de este centro, evitará cualquier patología con el tiempo. Por tanto pilates aplicado correctamente es un tratamiento muy útil para trastornos uro ginecológicos, neurodegenerativos, respiratorios o digestivos.

Ejercicios básicos:

Son muchos los músculos que componen el Centro de Energía, pero vamos a nombrar a continuación a los principales:

-Transverso del abdomen
-Diafragma
-Músculos multífidos
-Músculos del suelo pélvico
-Cuadrado lumbar
-Oblicuo interno
-Recto del abdomen
-Glúteos
-Psoas

A modo de recopilación, vamos a hacer una comparativa de los métodos Hipopresivos y Ejercicios Kegel.

1-La Gimnasia Hipopresiva está indicada principalmente en el postparto, en el tratamiento de la incontinencia urinaria, y en los casos de debilidad del suelo pélvico que favorezcan prolapsos igual que el método Kegel.

2-La Gimnasia Hipopresiva NO tiene aplicaciones para las actividades dinámicas cotidianas ni es demasiado extensible a deportes; es un trabajo abdominal con aplicaciones estáticas y específicas.

3- El método de hipopresivos es sencillo y mecánico, al tratarse de una maniobra secuencial en la que intervienen los momentos respiratorios y el mantenimiento estático de la postura.

4- Sabemos que los ejercicios de Kegel por sí solos no sirven de mucho, y que combinados con un entrenamiento del core son mucho más eficaces, pues trabajan de manera coordinada, pero hasta ahora se había obviado la importancia y la interrelación con los glúteos para contrarrestar fuerzas antagónicas. Unos glúteos fuertes colocan el sacro hacia atrás reposicionando la pelvis en su lugar correcto, y tensando adecuadamente los músculos del suelo pélvico.

Método Pilates

1-El método Pilates que también está indicado en estos casos tiene otras aplicaciones como en el caso de algunas patologías musculoesqueléticas como la escoliosis, patología vertebral, de cadera, de rodillas y de hombros, osteoporosis, fibromialgía, artrosis, anquilosis. También neurológicas, reumáticas o respiratorias.

2-En cambio, Pilates actúa en los dos campos: en el estático postural, y en el dinámico en movimiento compatible y complementario a deportes como el fútbol, baloncesto, tenis, voleibol y triatlón entre otros así como a la danza, el patinaje o actividades laborales.

3- El aprendizaje del Método Pilates es complejo por la meticulosidad y precisión que exige cada ejercicio. Para la mayoría de las personas el rango de mejora es muy amplio.

4- Los músculos que el Método Pilates considera como Centro de Energía primaria son los músculos principales estabilizadores del tronco y de las extremidades inferiores entre los que se encuentran como hemos visto los glúteos.