Inicio Entrevistas «Mi tierra está dentro de mí»

«Mi tierra está dentro de mí»

Escritor, guionista, mago, intérprete. El almendralejense Chema Lorite se pone de nuevo al frente de la coordinación de guión del especial de Nochevieja de TVE

Ha retomado la poesía y en 2018 publicará un nuevo libro, «43 agostos»

Activo en las redes sociales, esta mañana abría su Facebook deseando un feliz 2018. E invitando, cómo no, a ver esta noche en La 1 de TVE, en el especial de Nochevieja, a Chemol Junqueras en «Bienvenido míster Wan-Da», que tratará sobre el desembarco de los magnates chinos en nuestro país y lo que ello supone. Promete. José María Lorite Trinidad se pone de nuevo al frente de la coordinación de guión del especial de José Mota. El año pasado quienes no le conocían supieron de él porque a nadie se le escapó el guiño a los caramelos de Almendralejo que hizo Albert Rivera.

Pero Lorite es muy reconocido en Almendralejo. Este año el Centro de Iniciativas Turísticas le ha nombrado personaje del año, segundo galardón que le otorgan pues ya ostentaba desde 1990 el de Cónsul de Almendralejo. Atento, dispuesto y pidiendo que no le hablemos de usted, Almendralejo al día se ha puesto en contacto con él para intentar sonsacarle algo más sobre lo que veremos esta noche y, además, conocer algún detalle que aún no sepamos sobre este escritor que publicará este año un nuevo libro de poesías.

-¿Tendremos este año Nochevieja de nuevo con José Mota?

-Si, tendremos especial este año. Se llamará “Bienvenido Míster Wan-da” y, en efecto, soy el coordinador de guion. También tendré algún papelillo que otro. Creo que hay un Oriol Junqueras que se parece sospechosamente a mí.

-¿Cómo surgió el guiño de los caramelos de Almendralejo el año pasado?

-Surgió por la necesidad de que el personaje de Albert Rivera pudiera librarse de tener que dar un discurso. Se me ocurrió meterle en la boca caramelos de Almendralejo, se lo propuse a José Mota y él aceptó. José fue muy generoso. Y no es fácil, no olvidemos que en TVE está prohibida la publicidad.

-¿Cómo llegó a trabajar con José Mota?

-Bueno, la vida de muchas vueltas. Yo era guionista de “Telepasión”, a la que llegué a través de la magia. La magia cómica ocupó mi vida durante algunos años. Mota necesitaba guionistas y alguien le propuso mi nombre. De eso hace casi 11 años.

-¿Cómo es su equipo? ¿Cuántas personas lo forman?

-Los equipos de guion varían cada año. Este año son cuatro guionistas los que trabajan conmigo. Por aquí ha pasado gente de la talla de Leo Harlem, Goyo Jiménez, Sinacio, Agustín Jiménez, Piwit, Rodrigo Sopeña, Diego San José (8 apellidos vascos), etc.

-¿Cómo es trabajar detrás de la tele? ¿Cómo es todo lo que no vemos?

-Pues es una locura. Todo parece divertido, ligero, simpático. Pero la realidad es que es estresante y acelerado. No obstante, cuando las cosas se hacen con amor y profesionalidad, todo es llevadero. Y nuestro equipo tiene las dos cosas.

«Trabajar en la tele es una locura, estresante y acelerado; pero cuando un equipo trabaja con profesionalidad y amor, es llevadero»

-¿Qué es lo mejor y lo peor de trabajar en la tele?

-Lo mejor es que me permite vivir de escribir. Seguramente a eso aspiramos todos los que tenemos aspiraciones literarias. En cuanto a lo peor, no creo que deba yo hablarle de “lo peor de trabajar en la tele” a los que se levantan a las cinco de la mañana para vendimiar. Eso sí es duro.

-¿Alguna vez ha metido la pata en algún gag?

-Todos nos equivocamos y puede ocurrir que a veces no preveas que algún gag pueda molestar a nadie. Es algo que cuidamos mucho, porque José Mota tiene especial interés en no dañar a nadie. Pero somos humanos y nos equivocamos. Lo que sí es seguro es que nunca es premeditado.

-Con la actualidad política y social tan “animada” que tenemos, la fuente de inspiración es inagotable.

-Siempre hay referencias para escribir humor. Pero, sí, es cierto que este año ha sido especialmente pródigo en temáticas.

-Imagino que el reconocimiento más preciado es el Ondas. ¿Cuántos premios tiene por su faceta de guionista? 

-El Ondas es un premio colectivo, a todo el equipo que hacíamos aquel programa. Yo tengo mi parte alícuota de premio, quizás el ala del caballo. Ha habido premios menores, pero siempre en equipo. A nivel personal me quedo con el premio literario “Almendralejo y Tierra de Barros” que recibí en 1984.

«Me quedo con el premio literario «Almendralejo y Tierra de Barros, que recibí en 1984»

-A nivel de guión, ¿qué es lo mejor o de lo mejor que actualmente se hace en la tele?

-No me gusta valorar a los compañeros. Todos hacen un trabajo encomiable. En este país hay grandes guionistas. Yo actualmente tengo en mi equipo a cuatro de los mejores: Mario Albelo, Denny Horror, Jorge L. Del Pino y Rubén Ontiveros.

Hombre de poesía

-Antes de convertirse en guionista ha publicado algunos libros.

-Sí, publiqué “El hombre que me aloja” y “Las palabras del aire”. Los dos de poesía. Mi currículum es largo, he hecho muchas cosas. No aburriremos a los lectores. Soy periodista de titulación y me he movido, además, en el mundo del folclore, de la magia, del teatro…

-¿Cuál es su relación con la poesía? ¿Sigue escribiendo?

-He tenido la poesía muy abandonada, durante muchos años. Ahora los he retomado y estoy trabajando en un libro que verá la luz en 2018. Se llamará “43 agostos”.

He retomado la poesía y publicaré un libro en el 2018 que se llamará «43 agostos»

-¿Trabaja en algún otro proyecto?

-Sí, en el programa semanal de José Mota, que empezaremos a rodar en enero y a emitir en el primer trimestre.

-¿Le gustaría escribir para algo que aún no lo haya hecho?

-Bueno, prensa y radio ya he hecho. Desde muy joven. El teatro me gusta mucho, pero me veo más como espectador o, incluso, como intérprete, que como dramaturgo. En Almendralejo podemos presumir de tener a Florián Recio, que es verdaderamente notable.

-¿Se siente atraído por su tierra?

-Por supuesto, pero no es sólo un asunto de atracción, sino de comunión. MI tierra es imprescindible para mí. Configura mi esencia, mi pasado y mis recuerdos. Chema Lorite no es entendible sin Almendralejo.

En breves

-¿De qué se siente más orgulloso?

-De mis hijos.

-¿Dónde pasará las fiestas?

-En casa.

-¿Le gustan las Navidades?    

-Sí. Me conmueven. Sé que es infantil, pero no puedo evitarlo.

-¿Cómo es su día a día?

-Te estresaría sólo de contártelo. Los que me conocen saben que es un disparate.

-¿Piensa volver a su tierra?

-No es necesario. Mi tierra está dentro de mí.

-Un truco de magia…

-La magia no tiene trucos, tiene juegos. Pero si llegas a final de mes en España, ya sabes lo que es hacer magia.