Inicio Actualidad Miércoles Santo: Los Estudiantes esperan que la lluvia respete su estación de...

Miércoles Santo: Los Estudiantes esperan que la lluvia respete su estación de penitencia

La hermandad de «Los Estudiantes» es una de las que ha ampliado su recorrido considerablemente para poder procesionar por la carrera oficial propuesta por el Ayuntamiento. Mientras que su itinerario siempre ha estado unido al barrio de San José, este año pasarán por la carretera Santa Marta, calle Villafranca, Pozo, Carolina Coronado, plaza de Espronceda, carrera oficial (por la que desfilarán alrededor de las 22.30 horas), calles Francisco Pizarro, Cruz, Cantones, Viñas, Piedad, Palomas, Hernán Cortés, Martos y regreso al templo.

Desde las 21 horas que partirá desde la parroquia de San José y cuatro horas aproximadamente de estación de penitencia de los pasos de Jesús Cautivo preso y abandonado por sus discípulos, y el de María Santísima de la Esperanza. Precisamente el color asociado a este sentimiento, el verde, es el de la capa de los 280 hermanos que acompañan al cortejo. La mayoría de ellos saldrán en este 2019 con una nueva, aunque otros, debido a la falta de existencia de la tela, lo harán de manera excepcional con la antigua.

El primer paso irá acompañado por la agrupación musical Nuestro Padre Jesús Nazareo de Jerez de los Caballeros, y el segundo por la banda de música de Los Santos de Maimona. Todo preparado, aunque mirando al cielo y esperando que no se cumplan las previsiones meteorológicas, puesto que la Agencia Estatal de Meteorología anuncia lluvias, con un 95 por ciento de probabilidad, entre las 18 y las 24 horas de hoy.

Una situación de deberán tener en cuenta el resto de hermandades puesto que el tiempo cambia a partir de hoy y las aplicaciones meteorológicas serán las más utilizadas en estos días por los cofrades.

Desde la hermandad recuerdan en la revista de Semana Santa que antes procesionaban con una pequeña talla de un Cristo Flagelado, que actualmente se encuentra en la parroquia del Purificación. Y la Virgen era cedida por las hermanas del convento de Santa Clara, a la que se cubría con un manto color verde esperanza.