Inicio Blog No engordar en Navidad

No engordar en Navidad

Desde hace pocos años las cenas y comidas de Navidad, en lugar de producirse en las señaladas fechas, se vienen realizando de manera intermitente durante los meses de noviembre y diciembre. Además, los dulces navideños aparecen en las estanterías de los supermercados prácticamente desde que acaba el verano. Vamos, que ahora se compran los libros escolares en agosto y los turrones en octubre. La tarea de lograr no sucumbir a las tentaciones se hace dificilísimo y mantener nuestro peso entre tanto exceso es casi imposible. Sin embargo, podemos recurrir a algunos consejos para no iniciar rechonchetes el 2019.

A continuación os detallo una serie de reflexiones que he ido acumulando a lo largo de varios años de consulta nutricional y necesidades dietéticas muy concretas, tras el periodo navideño. Me he permitido denominarlos «Principios anti-kilos navideño«.

Principio 1: Planificación
Si puedes planificar tus salidas, tus comidas extras y tus citas sociales que impliquen beber alcohol, podrás compensar en cierta medida el exceso calórico.

Idea que puedes recordar antes de comer: “Mantén tu ración o redúcela”.

Aspectos a los que atender:
-No todos los banquetes navideños tienen que ser hipercalóricos. Como entrante un poco de queso. Como primer plato podemos tomar una ensalada ligera o un plato tradicional de lombarda ligeramente salteada. De segundo un pescado o carne al horno. Y como postre el trozo de queso que no tomaste en los entrantes, o quizás, algunas nueces; evitarán que tomes postre, acompaña con una infusión templada.

Principio 2: Concienciación

Idea evocadora que te ayudará: “Voy a disfrutar de la fiesta, sintiéndome bien el día festivo y el día después

Qué debo hacer:
-Hacer un poco de ejercicio el día festivo por la mañana a primera hora de intensidad moderada como correr suave, nadar o incluso montar en bicicleta.
-Hacer ejercicio el día después del banquete, lo ideal es una sesión habitual de entrenamiento, si no entrenas habitualmente, al menos camina 50 minutos.

Principio 3: Sentido común

Consejo práctico que puedo llevar a cabo: “Voy a hacer una lista de los alimentos navideños de los que puedo prescindir y de los banquetes en los que puedo controlarme, pensando en el que te merece más la pena excederte”.

-Evita ir al banquete en ayunas. La fatal idea de “reservarse para la cena”, suele acabar en un atracón por no haber comido lo suficiente durante el día.
-No comer dulces, cuanto más consumes, más necesidad tienes de hacerlo: cada bombón, turrón o producto con elevados azúcares genera un bienestar temporal en nuestro cerebro, una dosis fugaz e intensa de serotonina y dopamina, que nos hace sentir bien pero que al ser altamente calóricos, pueden hacer que aumentes de peso rápidamente, aunque sólo tomes uno cada vez.
-Evitar mezclar alimentos, no comer por comer, aunque sea navidad.
-Elige tu plato preferido entre las opciones del banquete y disfrútalo, evita los demás.
No excederse con el alcohol. La duración de los efectos del alcohol en el organismo está relacionada con el tiempo que tarda el hígado en metabolizar el mismo. Como promedio, el cuerpo tarda aproximadamente una hora para metabolizar apenas una lata de cerveza, por esto considera beber agua entre copas, ya que el alcohol estará presente en tu organismo durante días.

Principio 3: Compensación
Tenemos que evitar el descontrol en nuestros buenos hábitos, si nos paramos a pensar, de las tres semanas de vacaciones, solo hay 6 días festivos. Se trata de ser prácticos y hacer un balance adecuado entre lo que te excedes y los que puedes contrarrestar.

Consejos
-Sin ser esclavos de la báscula , nos podemos pesar el primer y el último día de cada semana.
-No picar entre horas, ni comer en cada lugar que te ofrecen dulces o licor.
-Mastica mucho cada bocado y come despacio.
-No participes del reparto de la comida sobrante del banquete.
Busca aliados: siéntate al lado de las personas que te ayudarán a mantenerte a raya.
-Come frutas y verduras en los días no festivos, te ayudan a eliminar toxinas, depuran el organismo y te facilitan la digestión: piña, pepino, alcachofas, espárragos y papaya.