La realización de la práctica deportiva genera un tipo de hormona llamada endorfina que enmascara el dolor y nos provoca sensación de bienestar y felicidad. El deporte es uno de los ingredientes para conseguir una vida más armoniosa, y hoy los 450 alumnos del CEIP José de Espronceda han celebrado sus “Peque Olimpiadas Inclusivas Viajeras” casualmente coincidiendo con el Día Internacional de la Felicidad. Un día que, cuanto menos, ha sido lleno de emociones positivas.

Todos los alumnos del centro se han desplazado esta mañana hasta el polideportivo municipal Tomás de la Hera para el desarrollo de la cuarta edición. Como ya es tradicional ha habido un desfile y el discurso inaugural. Han contado con la presencia del director general de Deportes, Manuel José Hernández, la karateca Marta García Lozano y el alcalde de Almendralejo, José García Lobato.

Juegos en los dos pabellones y en el campo de césped artificial “Ito” han estado practicando a lo largo de toda la mañana. Pelotas de pilates, aerobic, juegos tradicionales, carreras de saltos y un sinfín de prácticas deportivas por las que han ido pasando de forma ordenada desde los más pequeños hasta Sexto. Incluso han tenido su momento de relajación con una introducción al yoga.

Unas Peque Olimpiadas inclusivas porque también han estado acompañados y ayudadas por usuarios de Includes y alumnos del CEE San Marcos.

Hasta pasadas las dos de la tarde no han terminado esta jornada de convivencia, que también ha estado marcada por su proyecto de centro “La Vuelta al Mundo” con la visita de algunos personajes y el elefante que pudimos ver en el desfile del carnaval escolar.  El punto final lo han puesto una coreografía de alumnos y la entrega de diplomas.

Cabe recordar que esta actividad fue finalista el año pasado de los XIV premios Espiga al impulso a la actividad física y el deporte, que convoca la Caja Rural de Extremadura.