Inicio Reportajes Por un ratito de carnaval

Por un ratito de carnaval

La Mascarada y El Gran Tesoro coinciden el día 3 en el concurso de Mérida, lo que ven como positivo porque estarán muy arropados

Ambas agrupaciones aconsejan al Ayuntamiento sobre las actividades que pueden recuperar el espíritu carnavalero de los almendralejenses

Son pasadas las diez de la noche del viernes. El bar donde La Mascarada presenta su repertorio de este año está a rebosar. A unos tres kilómetros de allí, por la zona de Cantalgallo, una cochera se llena de ensayos, letras, música y buen humor. Son los chicos de El Gran Tesoro (Hechiceros). El carnaval está a las puertas y ya se empieza a respirar en el ambiente. En los nervios. En los preparativos. En las caras de emoción y a la vez de nerviosismo.

Un estado que por muchos años que pasen, a Pedro Cruz, de La Mascarada, siempre le vuelve antes de estrenar. “Estamos como en casa, pero el día que toca presentar el repertorio, que la gente conozca la idea… el nervio lo tienes siempre”. Lleva más de 28 años en esto. 18 yendo a participar al concurso de murgas de Badajoz, de donde se han traído numerosos premios y reconocimientos. Pero sobre todo, a lo que han ido siempre es a pasarlo bien y a divertirse, y que la gente eche unas risas con sus letras. Este año su tipo son los Paraobras. Con un sencillo atuendo ponen el acento en el escenario, su gorro y sus letras guasonas. En total 20 integrantes, entre ellos, dos mujeres (por tercer año), saltan al escenario sin un ápice de vergüenza.

La Mascarada de su personaje de este año, Paraobras

El Gran Tesoro no participa en esta ocasión en la capital pacense. Sólo irán a Mérida. Este año será el cuarto. “Somos noveles. Una murga de cuatro años es como el que quiere correr una maratón habiendo entrenado dos meses antes”, explica su alma máter, Dani Romero. Aún así van a por todas y quieren, al menos, rozar la final. De su personaje da pocos detalles sólo que “vamos más originales que nunca; quien no lo entienda dirá que estamos locos, pero a quien le guste, le va a encantar”, asegura.

Coincidencias
Ambas agrupaciones coinciden en dos cosas. Bueno, tres. La primera es en el día en que saldrán al escenario del Palacio de Congresos de la capital autonómica. Será el próximo sábado 3 de febrero. Apenas restan seis días. Y volvemos a los nervios de última hora. Y los de primera antes de saltar a las tablas. En lo segundo que están de acuerdo es en que el hecho de cantar el mismo día es positivo para ambos grupos. Con un aforo de mil espectadores, entre La Mascarada y El Gran Tesoro pueden llevar a unas doscientas personas, entre amigos, familiares y aficionados, para animarles. Y eso es positivo. Más público de Almendralejo para que se sienta arropados, confiados y aplaudidos. En este caso, el hermanamiento supera a la rivalidad del concurso.

Y en el tercer punto que coinciden es en el tiempo. O mejor dicho, en la falta del mismo. Tanto Pedro como Dani reconocen que no han contado con mucho para pulir su repertorio, sus personajes, las letras… y que siempre les hace falta un poquito más. “Llevamos ensayando y reuniéndonos desde últimos de septiembre, pero ha sido un año difícil”, reconoce Cruz. Algunos de sus componentes han sido papás, el trabajo o los imprevistos han hecho que “no estén tan trabajados como debieran”, asiente Pedro, quien añade que son conscientes de sus limitaciones a la hora de competir. Aún así también les gustaría arañar una buena posición en ambos certámenes. “No conocemos el nivel del resto de los grupos”, dice.

El Gran Tesoro cantará 22 minutos de música original en la que cuentan una historia

Romero explica que él sólo compone en carnaval. La comparsa, de 15 integrantes, ensaya alrededor de dos meses y medio. Todas sus letras y música son originales. 22 minutos de estreno en todos los sentidos. Pero se confiesa “tardón”. Incluso aún está por confeccionarse algunas notas y rimas. “Es mucho trabajo y todos tenemos familias”. Mujeres, padres, hijos, parejas que soportan con paciencia las ausencias hasta altas horas de la noche un día de diario, después de trabajar, de una semana cualquiera, del frío invierno.

Integrantes de El Gran Tesoro

Esfuerzo y sacrificio que todas las partes asumen por un ratito de carnaval. Por unos minutos de emoción cuando sube el telón. Por unos segundos de aplauso emocionado. Por un sentimiento que a muchos invade nada más pasar las Navidades. Ambos han apostado por el carnaval romano, que año tras año va ganando fuerza y quiere ser declarado Fiesta de Interés Turístico Regional. Pero La Mascarada, tal vez por tradición, siempre mira de reojo el de Badajoz y no quieren perdérselo. Dani explica que los motivos de no acudir este año allí es por cuestión de tiempo, de cambio de repertorio y porque “no es multidisciplinar”. “En Badajoz piden mucha guasa y yo intento contar una historia, con algo de crítica y por supuesto un pellizco de humor”.

Carnaval en Almendralejo
El espíritu carnavalero se está intentando recuperar de nuevo en Almendralejo. La nostalgia de los desfiles de carnaval en la ciudad no se apacigua. “La gente quiere carnaval, pero no se disfraza”, lamenta Dani Romero. A Pedro Cruz le encantaría recuperar un festival local, donde compitan grupos locales. “Aquí es complicado. Hacer algo donde cuesta es difícil”, apunta.

“La gente quiere carnaval, pero no se disfraza”, lamenta Dani Romero. Para Pedro Cruz, «el carnaval de calle está resurgiendo»

En lo que ambos expertos coinciden es en la espectacularidad del desfile infantil del viernes por la mañana. Para Dani “ese es el futuro del carnaval”; Pedro es más optimista y cree que “el carnaval de calle está resurgiendo”. Ambos asesoran y aconsejan al Ayuntamiento para hacer brotar de nuevo la fiesta en Almendralejo. Pero aún no hay nada cerrado. Aún no se ha presentado el programa. Y poco o nada se sabe de las actividades y novedades, sólo elucubraciones y “podrías”. Aunque desde el corazón del carnaval se intente dar un empujón, Romero tiene claro que “los responsables del carnaval es el pueblo, depende de quién lo quiera vivir”.

Ellos, La Mascarada y El Gran Tesoro, están ya apostados en la casilla de salida. Los primeros ya están recorriendo con su personaje de Paraobras los bares de la ciudad. Hoy estarán en el ´20 de Cañas, y ya no paran. El carnaval en la calle es su fuerte. Igual que la comparsa de Dani. Además de llevar su música por bares y municipios cercanos, afirma que uno de las actuaciones que les toca el corazón es la que hacen en la planta de oncología infantil del hospital de Badajoz. Uno de sus componentes es pediatra y tuvo la idea. Sólo por normalizar. “Allí ponemos los pies en el suelo”, recuerda. Así, este año, aunque no vayan al López de Ayala, sí irrumpirán, por un ratito, en Badajoz, para llenar de carnaval donde más lo necesitan.