Inicio Blog Primeras impresiones sobre Namibia

Primeras impresiones sobre Namibia

¡Hay tanto que podría decir de nuestro último viaje!
Seguramente no lo contaré todo en un único post, porque nada me desagradaría más que aburrir al lector-amigo que se encuentra detrás de estas letras. Por cierto, ¡muchas gracias por estar ahí!

¿Que cómo se nos ocurrió este destino? Por pura casualidad.

Este verano, mientras revisaba mi correo en Gdansk (Polonia), apareció una oferta excelente en la web “El viajero buscón”. Además en Navidad, una fecha muy conveniente para nosotros. Porque aunque es verdad que los profesores tenemos unas vacaciones fantásticas, son inflexibles y los precios siempre son excesivos en temporada alta.

Sin conocer nada del destino, casi ni siquiera su ubicación, decidimos comprar los billetes. Por unos 1.500 € viajaríamos cinco personas hasta el sur de África.

Comenzó entonces una parte muy divertida, aunque, a veces, bastante agobiante por el exceso de información que siempre toca depurar: la investigación y preparación del viaje. Suelo empezar por el foro español de “Los Viajeros“, donde mucha gente comparte sus dudas, sus rutas, datos prácticos e impresiones de diferentes destinos.

Después me gusta hablar con gente autóctona del país al que visito. En este caso busqué foros de autocaravanas, investigando la posibilidad de hacer un intercambio, como ya hicimos cuando viajamos a Nueva Zelanda y Canadá. Pero en un foro sudafricano nos comentaron que la mayor parte de rutas y pistas  que queríamos hacer solo eran accesibles para vehículos 4×4. Así que abandonamos la idea del intercambio y nos centramos en alquilar un todoterreno.

Hay muchísimas compañías que se dedican a este tipo de negocio en Namibia. Enviamos nuestros requisitos a varias: vehículo del 2017, doble rueda de repuesto, teléfono satélite, GPS, seguro a todo riesgo, nevera, depósito de agua, dos tiendas de campaña en el techo (por eso de evitar leones y otros animalillos), etc.

Y nos decidimos por Namvic. Tengo que decir que no estamos demasiado contentos con su servicio: el coche era de 2016, el seguro tenía mucha letra pequeña, y el dueño unos modales demasiado rudos. Probablemente no volvería a alquilar con ellos. También eliminaríamos el GPS, (150 €), ya que durante todo nuestro viaje sólo utilizamos la aplicación de GPS Sygic en nuestro teléfono móvil. Funciona genial. El coste del alquiler del Toyota Hilux fue unos 1300 € por 12 días.

Solucionado ese tema, tocaba definir la ruta.

Nos gusta ir sin prisas. Preferimos ver menos y sentir más. Disfrutar de los sitios, los olores, de la gente, la música, la comida… Y tener la excusa perfecta para retornar si el lugar nos gusta. Y este nos encanta. Volveremos.

Hemos visitado la mitad norte de Namibia, hasta el río Kunene que hace frontera física con Angola. Uno de nuestros principales objetivos era el parque Nacional de Etosha, donde haríamos varios safaris para ver los “Big Five”: elefantes, jirafas, leones, rinocerontes y búfalos. La suerte nos acompañó y vimos todos ellos y muchos otros.


Este Parque fue durante bastante tiempo el más grande del mundo y es súper auténtico, mucho menos masificado que los parques nacionales de Botsuana, Kenia o Sudáfrica.

También queríamos conocer la cultura Himba, y la recóndita carretera D3700, inaccesible hasta hace bien poco, era el lugar más indicado  para conocer a esta tribu en su entorno real y alejados de los turistas.

Recorrer esa carretera, no solo nos mostraría los pequeños poblados Himbas y Damaras, sino que nos llevaría a uno de los hitos de nuestro viaje: las cascadas Epupa.

Pero no quiero abusar de vuestra paciencia, así que mejor seguir en otro momento.

Solo deciros que me encuentro inmersa en una nueva aventura, esta vez en Islandia. Ya os contaré.