Los quince alumnos junto a sus monitoras y el concejal en a las puertas del Palacio de Monsalud

Los quince alumnos de la escuela profesional de Turismo CATA, trabajarán desde este fin de semana en la oficina de turismo y en las rutas que los turistas demanden para ver los diferentes edificios de la ciudad. Lugares de interés que amplían su horario de apertura los fines de semana, los sábados de 12 a 14 horas y de 17 a 19; y los domingos de 12 a 14 horas. Aunque será necesario concertar una cita previa en la oficina de turismo para poder visitar el Palacio de Monsalud, el teatro Carolina Coronado, Huerta Montero, la plaza de toros, convento de San Antonio, la parroquia de la Purificación y el santuario de la Piedad.

“Tenemos muy poco personal para atender la superior demanda de turistas en Almedralejo”, ha reconocido el concejal Carlos Gonález Jariego, quien explica que esto se hace para mejorar la atención de los visitantes. Cabe recordar que estos alumnos son trabajadores del Ayuntamiento y perciben el 75 por ciento del salario mínimo interprofesional.

Durante los días de diario habrá cinco guías en la oficina de turismo para atender a los grupos que lleguen y enseñar y contar la historia histórico-artística de la ciudad. Los fines de semana serán dos alumnos los que estén disponibles. Con este refuerzo se aseguran que este punto para los turistas nunca esté vacío y siempre puedan ser atendidos. “Serviremos de apoyo y la persona que esté en la oficina dirigirá a sus compañeros la visita guiada”. La intención es que todos desempeñen todos los trabajos y roten por los diferentes puestos.

Los chicos que asistan a clase trabajarán en la elaboración y actualización de los folletos turísticos que lo necesiten. Se está tomando como base algunos que ya existía, además de nuevos estudios y publicaciones para ampliarlos.

Los quince chicos comenzaron su formación el pasado mes de octubre y con estas guías dan paso a las más de mil horas de prácticas con las que cuenta este programa. Una de sus monitoras, Estela Laiz, ha hecho hincapié en la formación en inglés que se le está ofreciendo, y ha adelantado que uno de sus trabajos será también traducir al idioma de Shakespeare los panfletos turísticos.

Nuevas rutas

Todos los alumnos se muestran muy entusiasmados por poder contar a otras personas, turistas y locales, la historia de la ciudad. Historia que en algunos casos reconocen que desconocían y que han aprendido en este curso. Jorge, en representación de toda la clase, ha dicho que quieren elaborar nuevas rutas como atractivo turístico. Y ha animado a los almendralejenses y visitantes a conocer los lugares de interés que ofrece la ciudad. “Vamos a desarrollar nuevas rutas tanto en la ciudad como enoturísticas entre viñedos”, ha adelantado el futuro guía.

Jorge ha contado que la formación que están recibiendo consiste en preparación de cara al público y conocimientos sobre los monumentos locales.