José María Ramírez Morán, candidato socialista a la Alcaldía de Almendralejo

Almendralejo al día entrevista a José María Ramírez Morán, candidato a la Alcaldía de Almendralejo por el PSOE

Hablamos de su decisión, de las listas, del pasado, pero sobre todo del presente y de su relación con el actual alcalde, José García Lobato, y el caso Púnica

Han pasado más de siete años desde que tuvo que dejar el sillón de Alcaldía. Casi cuatro desde que se colocó en la segunda línea de la política local. “Pero sigo viviendo aquí, y veo cómo está mi ciudad”, dice. Y no le gusta. Esa fuerza inexplicable que te empuja a hacer algo cuando parece que todo en tu vida está ordenado, e intuyes que la decisión te va a complicar los días. Eso es lo que ha movido a José María Ramírez Morán (Marzo, 1960) a presentarse como candidato a la Alcaldía por el PSOE en las próximas elecciones del 2019.

Quiere dejar claro que si llega a gobernar la ciudad “le pierdo dinero” y que el puesto de dirección del área de Fomento que ocupa, a día de hoy, en la Diputación de Badajoz no es ningún cargo político, sino una plaza de funcionario obtenida por concurso público.

Tranquilo, con perspectiva presente y futura, con autocrítica hacia el pasado, con ideas, ganas y respaldo “por arriba, por abajo y por los lados”, como asegura que tiene, se presenta el socialista que ya regentó el Palacio de Monsalud entre los años 2000 y 2011. Hablamos con él.

-Ya se puede decir que es candidato oficial porque al no presentarse nadie más de su partido no se tienen que celebrar primarias.
-Sí, aunque, por plazos, hasta el 28 de octubre no se proclama formalmente la candidatura. El tema de las primarias tiene un aspecto positivo en cuanto a la participación y la movilización. Pero también desgasta y provoca enfrentamientos. Hasta que se normalice, como en EE.UU., son procesos, a veces, traumáticos. El que yo sea el candidato no significa que sea por unanimidad, puede haber gente que no le parezca bien que sea yo, pero sí hay un voto de confianza de la militancia.

-Ha sido el desgaste interno lo que ha hecho que Piedad Álvarez haya dado un paso atrás.
-No creo. Ella se ha quemado mucho porque le han atacado personalmente lo que no está en los escritos. Eso, inevitablemente, hace que desistas porque te marca. Ella dijo en una entrevista que por ser mujer se le ha atacado más, y estoy de acuerdo. Cuando perdí las elecciones, en la oposición se me dio fuerte. Pero se me ha respetado más, en público y en privado, que a ella. Y nunca se me atacó personalmente. La política local tiene sus recompensas, pero también sus sinsabores, mayores que a otros niveles.

-¿Cómo se siente al haber decidido dar el paso?
-Alguien no se lo puede creer, pero realmente no entraba en mis cálculos. Ha sido rápido aunque pensado. Algunos de mis compañeros pueden pensar que les engañaba cuando les decía que no me presentaría, pero no es así. Aunque no lo pensara, por mi vida profesional y personal, no significa que le tuviera aversión a estar en la política local. Una vez que lo hablo con mi mujer, digo, para adelante.

-¿Qué es lo que hace que cambie el “chip”?
-Influyen varios factores. El hecho de que te lo pidan por arriba, por abajo, por lo lados te hace sentir orgulloso porque ves que la gente se acuerda de ti y reconforta. Pero yo vivo aquí, veo cómo está la ciudad, el desánimo, la desgana, la apatía… creo que hay deseos de cambio, y que puedo aportar algo y mejorar las condiciones de los vecinos. Lo más cómodo para mí es no meterme en estos “fregaos”, pero tengo una responsabilidad de cara a un pueblo y a la organización a la que pertenezco. Percibo que debo algo y que tengo que colaborar. No es una cuestión económica, porque si llegara a ser de nuevo alcalde, le perdería dinero.

-¿Le veremos más a partir de ahora?
-El grupo municipal socialista seguirá haciendo su trabajo con mucha dedicación y ganas. Porque hay que tener ganas para, como te tratan y ningunean, seguir haciendo la política en el Ayuntamiento y al pie del cañón. Confío plenamente en ellos. Seguiré ayudando y dando mi opinión cuando me lo pidan como hasta ahora. Yo seguiré en mi trabajo e iré pensando en las personas y en el programa. Ahora es el momento de hablar con la gente, con políticos, asociaciones. Que nos transmitan de primera mano sus necesidades.

Listas
-En cuanto a las listas, Guillermo Fernández Vara dijo que deberían representar a la sociedad. ¿Tiene pensado ya algo?
-Siempre tienes gente en la cabeza, pero hay que hablar. Cuando yo he hecho listas he hablado con todos los militantes para que me den su opinión. Después con los interesados, porque hay gente que no quiere porque a veces estar en el Ayuntamiento no es agradable, sea en el gobierno o en la oposición. Y se requiere una dedicación. Para ser un buen concejal hay que tener ganas, no grandísimos conocimientos ni expertos en la materia. Habrá gente que repita y nueva. Por poner independientes, no, pero si pueden aportar algo, también se puede plantear. Será gente competente.

“Para ser un buen concejal hay que tener ganas. Habrá gente que repita y nueva”

-Hablan de ganar, pero también es posible que el PSOE pase otros cuatro años en la oposición.
-Hay que aceptar el veredicto de las urnas. Lo que me desagradaría es estar en una oposición como la de estos años. La oposición tiene un derecho a la información sagrado, y no se respeta. Si estamos, espero que sea constructiva, y menos crispada. Pero nadie sale a perder unas elecciones. Por historia, trayectoria, por el ambiente que hay, el PSOE es un partido con vocación de gobierno. Hay otros que no la tienen, que no digo que lo harían mal. Pero son incipientes, no tienen una base histórica, sobre todo en las municipales. No se pueden trasponer datos de otras elecciones.

-¿Se refiere a Ciudadanos?
-A Ciudadanos, o incluso Podemos.

-¿Barajan la posibilidad de que el pleno sea multicolor y deban existir los pactos?
-El bipartidismo se ha acabado, eso está claro. Yo he gobernado con mayoría y sin ella, y no tiene por qué ser malo. La primera legislatura con IU fue muy satisfactoria para mí. Lo que sí, hay que ser leales cuando pactas. Tener claro hasta dónde se puedes llegar y los compromisos que se adoptan. En municipios grandes es muy difícil obtener mayoría absoluta en estos momentos.

“Si ha habido responsabilidad penal, veremos muy claro la explicación, las indagaciones y las pruebas que se tienen”

-¿Han hecho autocrítica sobre qué fue lo que les hizo perder las elecciones de 2011 cuando gobernaban?
-Sin que te quite el sueño, lo piensas, claro. Si bien entraba en nuestros cálculos perder algún concejal, no perder lo que perdimos. Hicimos incluso una encuesta que revelaron distintos temas. Fue una tormenta perfecta donde se juntaron cuestiones como las listas, el PGM, la crisis, el gobierno nacional… También cometimos errores. Cuando gobiernas con mayoría la gente piensa que lo haces mal, pero no te lo dice. Y eso hace que te equivoques más.

-¿Cómo se lleva con el alcalde actual, José García Lobato?
-Ahora no tenemos relación, al no estar en el Ayuntamiento. En los cuatro años que estuve en la oposición, sin llegar a los extremos que hemos dicho con Piedad, no había feeling. Sí es cierto que en  actos públicos, no en los plenos, siempre me ha tratado con cordialidad y amabilidad. Recuerdo que se denegaron al Ayuntamiento unos Fondos FEDER, y me ofrecí a ir al Ministerio (aún gobernaba Zapatero) para intentar revertir la situación. No quisieron porque había que eliminar todo lo que recordara a lo anterior. La gente del PP de más edad eran más constructivos y cordiales. Yo he tenido con Fernández Perianes una excelente relación después de la moción. No hay que ser amigos, pero debería haber otro trato. El enfrentamiento gratuito es un politiqueo que a la gente no le gusta.

-Sobre su investigación en el caso Púnica, ¿qué opinión le merece? Nunca hubiéramos pensado que una trama de este calibre salpicara a Almendralejo.
-Esto lo dijimos en su momento, que nos olía mal desde el principio. En este país hay un problema tremendo que es la lentitud de la justicia. Me da la sensación de que se está finalizando la instrucción y que pronto habrá un auto del juez. Los autos son muy complicados, pero se resumen muy bien y son muy contundentes, sobre todo en materia penal. Si entienden que ha habido responsabilidad penal, veremos muy claro la explicación, las indagaciones y las pruebas que se tienen. La gente se dará cuenta de que no es una pelea política.

(La entrevista continúa mañana donde hablaremos de temas locales de actualidad como la plaza del mercado o el IBI)