Inicio Actualidad Se duplican las estafas del uso de tarjetas bancarias en Internet

Se duplican las estafas del uso de tarjetas bancarias en Internet

La delegación del Gobierno en Extremadura, ante la proximidad de unas fechas en las que aumenta el uso de tarjetas bancarias y de compras por internet, alerta a los ciudadanos del incremento que se ha detectado de las estafas relacionadas con estas formas de pago. En el último balance de criminalidad publicado y que hace referencia a los tres primeros trimestres de 2018 se ha detectado un preocupante incremento de las denominadas estafas bancarias, que son las que afectan al uso de las tarjetas de crédito y, especialmente, a las compras por internet.

Este incremento ha sido del 98,8 por ciento con respeto al mismo periodo de 2017. En concreto, se ha pasado de 85 estafas bancarias denunciadas en los nueve primeros meses de 2017 a 169 en el mismo periodo de 2018. Ante este incremento de este tipo de estafas hace un llamamiento a la cautela y a la precaución en el uso tanto de las tarjetas de crédito como en las compras por internet.

La delegación, y de cara a las fechas que se aproximan, han lanzado una serie de consejos que difunden los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado sobre estas actividades comerciales y formas de pago. Aconsejan a los usuarios de compras on line, y para evitar ser víctimas de estafas con tarjetas, que modifiquen periódicamente las claves de la tarjeta y revise con frecuencia las operaciones realizadas; activar el servicio de alertas de su banco, de esta forma recibirá un mensaje de texto cada vez que realice una operación superior al importe que elija; no perder nunca de vista la tarjeta cuando vaya a realizar un pago y, para evitar que esta sea clonada, revise los cajeros en los que la inserte. Recuerdan a los ciudadanos que las entidades bancarias nunca solicitan datos confidenciales ni claves en las operaciones por correo electrónico; y que cuando compren por internet, se aseguren de que se trata de una empresa conocida y compruebe que la dirección web comience por “https”. Esto significa que cumple el protocolo de comunicación para la transferencia segura de datos.