Inicio Blog Siempre me había gustado viajar

Siempre me había gustado viajar

Clara

Mis padres habían plantado el germen cuando nos contaban las maravillosas diferencias que existían entre los lugares del mundo.

Desafortunadamente, ellos no habían podido viajar demasiado. Eran tiempos difíciles en los que todo se destinaba a cubrir lo esencial. Y viajar, sobre todo al extranjero, era cosa de ricos.

Habían desarrollado su curiosidad por otras culturas y lugares a través de los libros y la televisión.

Pero lo que abonó ese germen fue el viaje que en 1989 me llevó a emular el tercer viaje de Colón junto con otros 200 jóvenes españoles y 200 americanos, por tierras africanas y americanas acompañados por Miguel de la Quadra Salcedo.

Con de la Quadra-Salcedo

Esa semilla estaba ya tan agarrada que nunca desaparecería: mi amor por la aventura de viajar duraría para siempre.

Pero casi sin darme cuenta, rápidamente, empezó el «sendero clásico”, que, «se supone», todos debemos transitar: trabajo, casa, coche, familia, niños…

«Ya habrá tiempo», pensaba yo. Mi padre decía siempre que cuando se jubilase y tuviese a sus cinco hijos colocados, se dedicaría a conocer el mundo.

Y se jubiló. 60 años. Visita al médico. Seis meses después, murió. Un cáncer no le había permitido cumplir sus sueños.

Recuerdo muchas cosas. Mi padre le decía a su oncólogo, lleno de ilusión, apenas dos meses antes de fallecer, que tenía previsto ir a conocer Egipto.

Balta, Clara, Alba, Lucía y Hugo

Recuerdo también que, aunque para mí todo paró de golpe el día que él murió, el mundo seguía girando y la gente continuaba riendo, cantando, llorando.

Ese fue el gran legado de mi padre: no posponer nada. Nunca. Jamás. Que no me pillara la muerte con todos mis sueños por cumplir. Vivir el aquí y el ahora. Luchar por lo que se quiere, sí, pero en este momento.

Con la caravana cruzando un río en Marruecos

Y, aunque teníamos previsto esperar unos años para poder ahorrar y comprar cómodamente el vehículo que nos permitiera hacer realidad nuestros sueños, a los 15 días, compramos una auto caravana.

Y así empezó todo.

Próximo destino: Namibia