Con un presupuesto de cuatro millones de euros, y con el 2020 como fecha prevista para su puesta en marcha, el nuevo colegio, que se construirá en la zona de San Roque (calle Puebla de la Reina), empieza su andadura. Casi diez años después desde que se encargara el proyecto, el colegio está a la espera de licencia de obras que, la consejera de Educación, espera que se conceda en un plazo de seis meses. Esther Gutiérrez indicó que es ahora cuando “lo hemos recuperado y lo hemos actualizado con los mismos arquitectos, y va a poder dar salida a esas instalaciones tan necesarias en esta ciudad”.

El centro educativo se edificará en una parcela de 8.000 metros cuadrados, de los que se construirán 3.500, y albergará un edificio de dos plantas donde se ubicarán dos unidades del primer ciclo de Educación Infantil (de 2 a 3 años) el primer año (los siguientes se abrirán de cero a tres); seis unidades del segundo ciclo de Educación Infantil (de 3 a 6 años); y doce unidades de Educación Primaria (de 1º a 6º).

Un proyecto del que se empezó a hablar en el año 2010, debido a los problemas de escolarización y espacio que arrastraba el colegio San Roque, y donde se fueron ampliando líneas. En los dos últimos cursos, 2016-2017 y 2017- 2018, los únicos dos colegios que han recibido más solicitudes que oferta presentaba han sido precisamente el Ruta de la Plata y el citado San Roque. Ambos se ubican en barrios de expansión residencial, como la avenida Rafael Alberti.

La oferta total de plazas de infantil de los ocho colegios de la ciudad es de 375. Un número por encima de la demanda de niños en edad escolar en los últimos años. En el curso 2016-2017 se recibieron 321 solicitudes, por lo que quedaron 54 plazas vacantes; y en este curso no se cubrieron 38. Los niños que solicitaron un colegio y quedaron fuera se reubicaron en el resto de centros educativos.

Respetuoso con el medio ambiente

El nuevo colegio contará con 474 plazas. Dispondrá de comedor, biblioteca, gimnasio, un total de 4.000 metros cuadrados de superficie para patio de recreo; y dos pistas polideportivas. También tendrá zonas verdes y un espacio para huerto escolar. Se trata de un edificio respetuoso con el medio ambiente, ya que cuenta con una arquitectura bioclimática con certificado Clase A. Además, introduce numerosos conceptos de diseño y aprovecha los recursos proporcionados por la propia naturaleza.

Según destacó el arquitecto Fernando Pérez del Pulgar, para evitar las altas temperaturas “estudiamos la incidencia de la radiación solar, tanto en invierno como en verano, así como los vientos más dominantes, por lo que hemos instalado una fachada vegetal con combinación de rosales y jardines”.

Asimismo, ha especificado que en la cubierta han utilizado un sistema de “atemperamiento con más de un kilómetro de tuberías enterradas por donde va a pasar el aire, así como una caldera de biomasa para calentar agua”. También ha hecho hincapié en la instalación de un aljibe con una capacidad de 40.000 litros de agua de lluvia para riego.

Así se explicó en su presentación en el Centro de Profesores y Recursos, a la que asistieron la consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez Morán, el alcalde de Almendralejo, José García Lobato, y el secretario general de la consejería, Rubén Rubio, y la delegada provincial de Educación, Piedad Álvarez.

La consejera subrayó que Educación “va a hacer una inversión en Almendralejo de unos 7,2 millones de euros en infraestructuras educativas”. El futuro edificio, que según ha asegurado la consejera de Educación y Empleo, está a la espera de la licencia de obra, y una vez que se conceda se  comenzará con la tramitación de la licitación de la misma. Si los plazos se cumplen, las obras comenzarían en verano. El plazo de ejecución será de unos 20 meses aproximadamente.