Pancarta que desplegaron antes de marcharse los asistentes

El salón de plenos del ayuntamiento de Almendralejo volvía a llenarse hoy de personas que querían manifestar su disconformidad con el proyecto del equipo de gobierno de construir un centro sociocultural en la antigua plaza de abastos. Los concejales populares tenían dificultades para hablar, puesto que eran interrumpidos por el público en el uso de la palabra de forma casi constante.

En sus intervenciones, los asistentes se levantaban y daban la espalda, en señal de rechazo al equipo de gobierno del PP. En varias ocasiones el alcalde, José García Lobato, llamó la atención y pidió que guardaran respeto y silencio para escuchar a la corporación, si no se vería obligado a desalojar la sala.

Fue en la réplica del primer edil a la portavoz socialista, Piedad Álvarez, sobre el Plan General de Ordenación Urbana, cuando una señora alzó la voz para increparle. Tres agentes de la Policía Municipal le invitaron a salir del salón y la llevaron fuera.

Fue en el debate de las cuentas del Consistorio, hacia las 13.10 horas, cuando la mayoría de los presentes se levantaron y marcharon del pleno entre comentarios de descontento. Incluso desplegaron una pancarta en contra de la gestión de los populares.

El público se ponía de espaldas a la corporación cuando intervenía algún concejal popular

No fue hasta el final de la sesión ordinaria cuando se vivió un momento de máxima tensión. Un hombre se dirigió al alcalde, parándose en el centro de la sala, e insultando a García Lobato con graves descalificaciones. Rápidamente la Policía Municipal lo llevó fuera. El alcalde se dirigió a estos agentes para que lo identificaran con la intención de interponer una denuncia.

No es la primera vez que el alcalde denuncia a este ciudadano, quien ya fue condenado a doce meses de multa a razón de 10 euros al día, por el juzgado de Mérida, por injuriarle al llamarle “delincuente y ladrón” en redes sociales. Palabras que hoy ha vuelto a repetir.

Éste ha sido el desagradable final de un pleno difícil en el que, a pesar de las numerosas referencias a los industriales del mercado, muchos de ellos allí presentes, ningún miembro del equipo de gobierno se ha referido a este asunto. El portavoz popular, Luis Alfonso Merino, ha manifestado que la asistencia de ciudadanos al pleno les parece “bien y legítimo”, pero insiste en que se debe de guardar “respeto” a la Corporación municipal en el ejercicio de su trabajo. La concejala socialista, Piedad Álvarez, ha condenado este hecho y ha comentado que esto es el resultado de la “crispación” que existe entre la ciudadanía.

El PSOE ha pedido que atiendan a este grupo de afectados de la plaza del mercado, también a la plataforma del IBI, que han pedido en varias ocasiones una reunión con el alcalde de Almendralejo y aún no ha sido concedida.

PGOU y presupuestos
Uno de los puntos aprobados con los votos a favor de ambos partidos con representación política es el de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Almendralejo en la manzana delimitada por calle Minitas y avenidas de A Rúa y Presidente Juan Carlos Rodríguez Ibarra. A cuenta de esto, la portavoz socialista, Piedad Álvarez, ha aprovechado para recordarles que “después de ocho años de gobierno no han hecho nada para aprobarlo”.

El portavoz popular, Luis Alfonso Merino, ha culpado de la no aprobación del plan al PSOE de Almendralejo. Les acusa de influir y “llamar por teléfono” a la Comisión de Urbanismo y Ordenación de Territorio de Extremadura (CUOTEX) para que este organismo no dé el visto bueno al PGOU puesto que no les vendría bien a los socialistas de cara a las elecciones.

Una acusación de la que Piedad Álvarez ha pedido que se retracte, y que ha calificado de “deleznable”, puesto que la CUOTEX es un organismo independiente. “Quiero desmentir rotundamente este hecho”, y ha añadido que si tiene alguna sospecha de que haya sido así, denuncie a su grupo ante la justicia.